Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque | Laura Soto · 05 de Marzo de 2019

2577

0

Hoy continúan las labores de las autoridades ecuatorianas y organismos humanitarios para atender a las 275 personas que en las últimas horas llegaron a la población Palma Real, en el cantón San Lorenzo, en Ecuador, provenientes de las veredas Santo Domingo, Chontal y Congal, del consejo comunitario Bajo Mira y Frontera, tras los enfrentamientos entre las disidencias y el grupo de alias Contador por la disputa de la ruta narco en Tumaco, el municipio con más hectáreas de coca sembradas en el mundo.

 

Un número masivo que no se veía desde hace un año en esta frontera, cuando por enfrentamientos entre el Frente Oliver Sinisterra (FOS) y el ELN en Cumbal, al sur de Nariño, se desplazaron 120 familias al país vecino.

Pero lo que ocurrió el fin de semana muestra un nuevo capítulo de la guerra que contamos hace más de un mes, tras el pacto entre el FOS y las Guerrillas Unidas del Pacífico (GUP) para pelear contra Contador y su socio Mario Lata por el control de la exportación de coca.

Como hemos contado, Contador es el contacto de hace años del Cartel de Sinaloa, financió a las GUP y persiguió a Guacho, y tendría a su mando al menos 150 personas. El año pasado la Fiscalía lo señaló como el principal capo del Pacífico.

Y que haya ocurrido en el río Mataje, que divide a Colombia y Ecuador en esta zona del país, muestra que la confrontación avanza peligrosamente hacia el país vecino, zona que hace un año manejaba para el tráfico de droga el grupo del abatido alias Guacho, cuyos miembros pasaban libremente la frontera.

Los hechos, además, están directamente relacionados con el confinamiento de más de 700 personas en el río Rosario en enero, tras otro enfrentamiento, y con otro deplazamiento en la vereda Imbili a mediados de mes, según nos confirmaron dos fuentes humanitarias que están verificando la información con sus pares en Ecuador.

Eso confirma una advertencia que había hecho desde la semana pasada la defensora del pueblo en Tumaco, Ivette Catherine Mina, al momento de conocerse de la llegada masiva de los colombianos a San Lorenzo.

Según un miembro del Consejo Comunitario de Bajo Mira que pidió no ser citado por seguridad, los desplazados vienen de las veredas Santo Domingo, Chontal y Congal que están en la rivera del río Mataje y al borde del Pacífico, que es una zona de navegación clave para negocios legales e ilegales.

Salieron en lanchas desde el 28 de febrero, cuando arrancó el enfrentamiento.

El jueves 28 en la noche, por el río Mataje llegaron 2.500 miembros de la Fuerza de Tarea Hércules y del otro lado hubo contención con la Fuerza de Tarea Esmeralda, los dos grupos especiales de las fuerzas militares de Colombia y Ecuador que desde hace un año persiguen a las disidencias.

Esa zona, de acuerdo con la fuente de Bajo Mira, la controla Contador.

Contador controla el tráfico en el río Mira. En el Mataje hay producción importante de estupefacientes. Son dos salidas vecinas, lo que sale por Mataje pasa por el Mira. Allá en Mataje queda distante de donde controlan los otros grupos, y el Ejército está en Candelilla La Mar, una vereda vecina del Mataje”, nos describió la fuente en terreno,.

Esa fuente también dijo que por la zona está ‘Barrera’, que es como allá se conoce a Mario Cabezas, alias Mario Lata, el aliado de Contador, y quien tiene ese alias porque él y su hermano (ya asesinado) fueron miembros de los Rastrojos, banda asociada con el extraditado narco Daniel ‘el Loco’ Barrera.

(Hace unos días, según la fuente, Mario Lata habría escapado de un ataque, al parecer por enfrentamientos con sus mismos compañeros. En esos hechos fue asesinado un familiar de un integrante de la Junta de Bajo Mira).

Aunque el general Jorge Isaac Hoyos, comandante de la Fuerza de Tarea Hércules, nos dijo que “han retornado familias desde ayer, cuando ya supieron que el punto lo tenemos completamente controlado”, en la zona no creen que eso sea tan fácil.

Por un lado, según dos fuentes humanitarias en Tumaco, porque la información que tienen desde Ecuador es que los desplazados “piensan quedarse allá por mucho tiempo”.

“Salieron sin nada. Algunos se devuelven a verificar que no les hayan robado sus cosas. No es una comunidad grande, pero tenerlos por más de tres días puede ser un problema”, nos dijo una de las fuentes.  

Por el otro, porque pueden volver los ataques entre disidencias y ‘Los Contadores’, como bautizó el Ejército a la banda de Contador, ya que, según la fuente de Bajo Mira “hay información que llegaron dos lanchas de refuerzo desde Tumaco” con gente armada.

A eso se suma que, de acuerdo con el general Hoyos y las fuentes humanitarias, los grupos no estarían en capacidad “o no tienen ganas” de un enfrentamiento directo con los Ejércitos de Colombia y Ecuador, sino “pelear entre ellos”.

“Con la fuerza de tarea Esmeralda hacemos operaciones espejo donde nos movemos y los bloqueamos en todas las cadenas de la producción”, nos dijo el general Hoyos. “Sabemos que la pelea la quieren dar entre ellos”, nos dijo uno de los funcionarios humanitarios en terreno.

Por lo pronto, las próximas horas serán claves para saber si esa confrontación baja de intensidad para que los tumaqueños regresen a sus casas, o si esta franja fronteriza se convierte en crisis humanitaria.

*Nota de la editora: El martes a las 6:30AM fue actualizada la información con la cifra más reciente de desplazados, que inicialmente fue de 150.

CONTEXTO