Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Reflexión climática: mentira, angustia, cabeza fría y acción

Sebastian Carranza
Sebastian Carranza
Transparencia en la Acción Climática
93 Seguidores116 Siguiendo

0 Debates

3 Columnas

Columna

0

01 de Octubre de 2019

<p>Días de reflexión climática, mucha mentira y mucha angustia definen los debates posteriores a la cumbre de Nueva York y las próximas citas de negociación climática. El mundo se debate innecesariamente en bandos y la polarización diluye la calma, cabeza fría y sobre todo la acción urgente que exige el cambio climático. A continuación 4 puntos sobre esta situación.</p>

<p>1. Muy positiva la movilización y la masificación de la problemática (insisto en que el fenómeno "Fridays for Future" ha conseguido cosas maravillosas: mi propia familia habla más de cambio climático ahora, que antes&nbsp; cuando yo intentaba infructuosamente explicarles lo que es mi trabajo).</p>

<p>2. No sé qué hay en la cabeza de la gente adulta que expone a [email protected] niñ@s a tanta presión y confío en que todos los que se&nbsp;han unido a esta causa giren hacia el optimismo y salgan limpios de esto, espero que ojalá se privilegie la vitalidad y la ilusión de los jóvenes, ojalá que no los condenen exclusivamente al repudio. En las redes todo puede morir y parecer que nada pasó, en la realidad las condiciones de vida se siguen deteriorando. Preocupa el manejo que le quieran dar a la bomba que activaron.</p>

<p>3. Peligroso llegar a la polarización:&nbsp;el cambio&nbsp;climático no puede ser un tema de creo o no creo, tampoco es un tema de buenos o malos. Peligroso partir el mundo en dos, cuando los humanos hacemos esto estamos a centímetros de matarnos por ideas que pintamos como contradictorias y armamos bandos para defender causas y atacar a los que no crean o piensen lo que yo.</p>

<p>4. Si&nbsp;es o no una estrategia de marketing clandestino o si hay o no lobby de empresas o si se trata de conspiraciones raciales o vainas raras, pues es más drama que realidad. Si fuese una estrategia, tendría sentido llamarla: marketing político.</p>

<p>&nbsp;</p>

<p><meta charset="utf-8" /></p>

<p dir="ltr">Desde lo práctico hace presión sobre los políticos mostrándoles cuáles serán los votos del futuro. Esto en sí no está alineado con el Acuerdo de París, necesitamos que los cambios y la acción empiece ya. Por mucho que salió la juventud a la calle, se oyeron en Nueva York discursos de aplazamiento y parece entonces que "no será esta vez" y que, más bien, será responsabilidad de la gente que votará por los gobiernos del post 2025, y los futuros liderazgos, los responsables de las metas climáticas verdaderas. Y serán entonces otros los que se tomarán este tema en serio. Al final sigue siendo una prórroga al compromiso, un intento de acción póstumo.</p>

Interactiva: