Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Los motores que impulsan la deforestación en el Caguán

Rodrigo Velaidez
Rodrigo Velaidez
Experto en flores y plantas medicinales
0 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

0

29 de Septiembre de 2019

<p dir="ltr">La deforestación en el territorio ha seguido en aumento. En algunos sectores como el de Camelias ha disminuido, pero en otros como el de Monserrate y Santo Domingo ha aumentado.&nbsp;</p>

<p dir="ltr">&nbsp;</p>

<p dir="ltr"><img alt="" data-entity-type="file" data-entity-uuid="3b1b93b1-1fe5-4dbb-be4b-e30a428b4985" src="/sites/default/files/inline-images/caguan%2022.png" /></p>

<p dir="ltr">&nbsp;</p>

<p dir="ltr">En el último informe trimestral de alertas tempranas del 10 de julio del IDEAM, en la Amazonía colombiana la deforestación disminuyó en 5.971 hectáreas pasando de 114.147 en 2018 a 138.176 Has en 2019.</p>

<p dir="ltr">El reporte muestra que el 70.1 por ciento de la deforestación del 2018 ocurrió en la Amazonía y en Caquetá, en el mismo año, se deforestaron 46.765 Has, siendo San Vicente del Caguán con 19.652 Has y Cartagena del Chaira con 17.740 Has, los municipios con mayor extensión deforestada del departamento.</p>

<p dir="ltr">Si bien la presencia de programas como “Corazón Amazonía”, “Visión Amazonía” y otras instituciones ambientales en el territorio vienen ejecutando proyectos con la comunidad, todavía los impactos para detener la deforestación son incipientes, porque la comunidad no se ha apropiado de los procesos, pero también porque su implementación ha tenido deficiencias en el campo para incidir positivamente sobre las acciones cotidianas que desarrollan las comunidades en su relacionamiento con el bosque natural.</p>

<p><strong>Tipología de los deforestadores</strong></p>

<p>Hay varios grupos humanos con diferentes maneras de operar en la tala indiscriminada del bosque amazónico que tienen como objetivos principales el acaparamiento de nuevas tierras, la ganadería extensiva, la diversificación de estos espacios descuajados con los cultivos de uso ilícito y la explotación ilegal de madera.&nbsp;</p>

<p><strong>Estos actores en el Bajo Caguán son:</strong></p>

<ul>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Campesinos locales con capacidad económica: La retirada de las Farc, a mediados de 2014 de la zona, propició que campesinos habitantes antiguos en la región con cierta capacidad económica no atendieran el llamado de las juntas de acción comunal para cumplir los manuales de convivencia existentes al interior de las comunidades para regular la tumba de bosque nativo y han venido progresivamente talando de diez hasta 100 hectáreas anualmente.</p>
</li>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Personas ajenas a la región: Vienen de otros municipios y regiones del país con capacidad económica que compran las tierras, viven una temporada en la vereda sin articularse a los procesos organizativos comunitarios, que generalmente al año, después de establecerse las praderas y poner ganado a pastar, se alejan del territorio, vendiendo las mejoras o colocando administradores o mayordomos, para continuar los ciclos de descuaje del bosque nativo.</p>
</li>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Inversionistas con músculo financiero: No viven en el Bajo Caguán,&nbsp; utilizan a terceros o testaferros para compra y acaparamiento de tierras desde otros municipios del Caquetá (San Vicente, Puerto Rico, Doncello, Paujil, Montañita, Florencia, Solano), una parte de la cabecera de Cartagena del Chaira y del interior del país (Huila, Cauca, Putumayo, Meta, Antioquia, Valle, Tolima, Cundinamarca). La actividad fachada es el establecimiento de la ganadería extensiva.</p>
</li>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Inversionistas regionales: Promocionan la tala de bosques primarios y secundarios a través de pequeños productores campesinos y poseedores de tierras a cambio de la logística y maquinaria para socolar, tumbar, quemar y establecer nuevas pasturas, para entregarles ganado “al partir” (el campesino aporta su mano de obra), con el fin de expandir sus hatos ganaderos, generalmente sin compromisos con la comunidad local y con tecnologías de ganadería extensiva.</p>
</li>
</ul>

<p dir="ltr"><img alt="" data-entity-type="file" data-entity-uuid="f0cbe5e7-5dc7-45b7-a311-536f926dd34a" src="/sites/default/files/inline-images/caguan%2023.png" /></p>

<p dir="ltr">&nbsp;</p>

<p dir="ltr">Estos deforestadores tienen en común varios aspectos negativos:</p>

<p dir="ltr">-Desconocen las dinámicas culturales y características agroecológicas del territorio.</p>

<p dir="ltr">-No se acogen a los manuales ambientales de convivencia y subestiman los acuerdos comunitarios ambientales veredales.&nbsp;</p>

<p dir="ltr">-No asumen responsabilidades comunitarias.</p>

<p dir="ltr">-Son egocéntricos por la capacidad económica que tienen.</p>

<p dir="ltr">-No les interesan los programas y proyectos del posconflicto que llegan a la región.</p>

<p dir="ltr">-Su único modelo productivo es la ganadería extensiva.</p>

<p dir="ltr">-Tienen baja o nula presencia en las actividades de preservación, reforestación y restauración ambiental en el territorio.</p>

<p><strong>¿Qué impacto tiene todo esto a futuro?</strong></p>

<p dir="ltr">&nbsp;Como nadie tiene control sobre sus actividades depredadoras del ambiente, van a seguir aumentando las áreas de deforestación en la región. La comunidad local no está preparada para enfrentar estos nuevos retos de relacionamiento con estos nuevos actores en el territorio.</p>

<p dir="ltr">A eso se suma que la falta de presencia del estado en la región con reales incentivos para la conservación y el bajo acompañamiento a las comunidades impiden una eficaz incidencia de la gobernanza local sobre los depredadores del ambiente.</p>

<p><strong>¿Qué podemos hacer?</strong></p>

<p><strong><img alt="" data-entity-type="file" data-entity-uuid="dde8b1b9-9bdb-43a1-9cea-54d9df2ca6c3" src="/sites/default/files/inline-images/caguan%2024.png" /></strong></p>

<ul>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Recuperar, socializar, actualizar e implementar los manuales de convivencia comunitarios adaptandolos a las nuevas dinámicas del posconflicto.</p>
</li>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Construir participativamente y ejecutar un plan de educación y control ambiental con la institucionalidad y las comunidades para garantizar el orden ambiental y mitigar la deforestación en el futuro.&nbsp;</p>
</li>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Lograr más presencia institucional con servicios integrales para la región.</p>
</li>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Fortalecer la gobernabilidad y gobernanza relacionadas con la actividad forestal y con el mantenimiento de la provisión de servicios ecosistémicos en la región.</p>
</li>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Identificar información disponible, así como vacíos de conocimiento científico y tecnológico que promuevan el aprovechamiento forestal sostenible.</p>
</li>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Integrar el enfoque de género y de diversidad étnico – cultural en todas las acciones relacionadas con el posicionamiento del sector forestal en el departamento.</p>
</li>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Desarrollar un modelo de cogestión – coadministración de áreas especiales entre las autoridades ambientales y la comunidad local que logre conservar y restaurar zonas estratégicas para la región.</p>
</li>
<li dir="ltr">
<p dir="ltr">Reorientar las inversiones y los esfuerzos de todas las instituciones y programas para rediseñar y aplicar modelos que abran vías de transición hacia sistemas alimenticios sostenibles; esto se puede conseguir si se mejoran los procesos biológicos en la producción agrícola, la reducción de uso de combustibles fósiles y agroquímicos, la adaptación a lo local, la defensa de la biodiversidad y los valores sociales con la gobernanza y la participación en su gestión. (FAO 2019).</p>
</li>
</ul>

Interactiva: