Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Los campesinos del Catatumbo quieren administrar los Municipios para lograr la paz

Sean cuales sean los resultados electorales de octubre, en esta región inició un proceso constituyente enmarcado en la organización campesina, la Zona de Reserva Campesina, el paro campesino del Catatumbo y las Asambleas Populares, proceso que en el mediano plazo gobernará al Catatumbo para consolidar la construcción de la paz territorial.
 

César Jerez
César Jerez
Profesor - Líder de zonas de reserva campesina
461 Seguidores0 Siguiendo

1 Debates

30 Columnas

Columna

80

21 de Julio de 2015

Este sábado culminó en El Tarra, un ejercicio de participación política sin precedentes para El Catatumbo y tal vez para el país. El proceso inició en el mes de diciembre  en esta misma localidad, durante la Constituyente regional por la paz del Catatumbo, que mandató participar en las elecciones de octubre con un mecanismo innovador: las asambleas populares.

 

El mecanismo ya había sido experimentado a finales de los 90 en Cantagallo, en la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra y en San Calixto en 1998, de allí fue recuperado para proponerle al Catatumbo “una nueva forma de hacer política”.

 

El desafío para el campesinado consiste en como convertir los mecanismos de participación política directa de la organización campesina en participación política electoral, en un contexto de corrupción administrativa y de vicios electorales.

 

Para tal efecto la Asociación Campesina del Catatumbo convocó y realizó Asambleas Populares en San Calixto, El Tarra, Hacarí, Teorama, Tibú. El Cármen, Convención y El Zulia.

 

En esas asambleas participaron 6.500 personas que construyeron colectivamente los  programas de gobierno y escogieron  los candidatos a los concejos, las alcaldías (Tibú, El Tarra, San Calixto, Teorama, Convención y Hacarí), la asamblea departamental y la Gobernación de Norte de Santander.

 

El proceso deja unos aprendizajes y acumulados importantes: nuevos mecanismos de participación política como los mandatos populares, los acuerdos contra la corrupción, las asambleas populares y una propuesta de cogobierno con las coordinadoras populares municipales, regionales y departamentales.

 

Los campesinos se han encontrado con una fuerte oposición de los partidos políticos tradicionales, de los gamonales regionales e incluso han tenido que enfrentar las prácticas viciadas de los partidos de “izquierda” que hacen presencia en la región.

 

Al no tener personería jurídica propia, “la nueva forma de hacer política” en el Catatumbo se ha encontrado de frente con la vieja forma de hacer política mediante el clientelismo, la corrupción y los acuerdos “non sanctos”. El negocio de los avales  está a la orden del día.

 

Sean cuales sean los resultados electorales de octubre, en esta región se inició un proceso constituyente enmarcado en la organización campesina, la Zona de Reserva Campesina, el paro campesino del Catatumbo y las Asambleas Populares, proceso que en el mediano plazo gobernará al Catatumbo para consolidar la construcción de la paz territorial.