Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

9A: Un reclamo de paz con justicia social, cese bilateral al fuego y Asamblea Nacional Constituyente

El  9 de Abril, miles de hombres y mujeres de toda Colombia, de regiones que han vivido en carne propia la guerra, marchamos para reclamar el derecho a la paz.

César Jerez
César Jerez
Profesor - Líder de zonas de reserva campesina
461 Seguidores0 Siguiendo

1 Debates

30 Columnas

Columna

14

11 de Abril de 2015

El  9 de Abril, miles de hombres y mujeres de toda Colombia,  de regiones que han vivido en carne propia la guerra, marchamos para reclamar el derecho a la paz.

Los que marchamos somos hombres  y mujeres de veredas y barrios que padecen la injusticia en todas sus dimensiones, reclamantes de tierra, de salud, de educación, de carreteras, de empleo, de vida digna para nuestros hijos e hijas.

La paz que exigimos no es una bandera vacía, esta paz requiere la verdad, la inclusión social y política, las garantías para la participación, esta paz necesita de un marco de transformaciones económicas, sociales y políticas que dejen atrás las causas estructurales que están en el origen del conflicto colombiano.

A esta paz no se le puede  huir, no se le puede salir corriendo por caprichos y veleidades del momento, esta no es una paz de encuestas ni de matrices fabricadas de opinión, estuvimos marchando por centenares de miles, pese al silencio de los medios oficiales, proponiendo la paz nuestra, la paz de los de abajo, la paz de los hijos de las víctimas, de sus hermanos, de sus padres y madres, de la gente que lo ha perdido todo y que sin embargo esta llena de la dignidad que se requiere para lograr la reconciliación.

El 8 de Abril seis hermanos campesinos eran nuevamente víctimas de la guerra en Hacarí, la semana pasada los campesinos del sur de Bolívar eran fumigados, los dirigentes campesinos del Magdalena Medio eran nuevamente amenazados, así no se construye la paz, así se están reproduciendo las condiciones violentas para prolongar la guerra.

Colombia ha vivido el paro campesino del Catatumbo y los paros agrarios del 2013 y 2014, la gente se tomó las carreteras para exigir la solución de nuestros problemas de manera dialogada. Presidente Santos, la paz se construye con hechos, cumpla su palabra y sus compromisos con la gente que protestó, la paz son políticas públicas, la paz es inversión social, la paz es desarrollo rural, la paz son las Zonas de Reserva Campesina, cumpla la ley 160 sin más dilaciones, dele a nuestra gente un mensaje de paz, hagamos de las regiones campesinas de Colombia la plataforma territorial de la paz, la paz con derechos, la paz con justicia social.

Nosotras, nosotros, la gente del campo, los de abajo, necesitamos con urgencia el desescalamiento del conflicto armado, queremos hacer parte de ese proceso de distención, no más bombardeos indiscriminados, no más campos minados, no más fumigaciones con el cancerígeno glifosato sobre nuestra gente, sobre nuestra naturaleza, no más despojo, no más desplazamiento, paremos el sufrimiento que todo esto implica, paremos la fábrica de muertos que representa la guerra.

Las FARC han dado una muestra contundente de desescalamiento al iniciar un cese unilateral al fuego y al acordar el inicio de un proceso de desminado, esa actitud concreta requiere de ser correspondida con urgencia, es por eso que la multitudinaria manifestación del 9 de Abril exigió  un cese bilateral al fuego, como una condición fundamental hacia la paz, paremos la confrontación, rompamos la cadena de la muerte, construyamos entre todas y todos el nido de la vida y de la paz. Cese bilateral al fuego ya, presidente Santos, cese bilateral al fuego, guerrilleros de las FARC.

Este proceso de paz requiere de gente, de pueblo,  de movilización ciudadana, como lo hemos demostrado el 9 de Abril  en todo el país, pero también requiere de una política de estado hacia la paz, de una actitud responsable del gobierno, de los medios de comunicación, entre todos podemos construir la correlación de fuerzas necesaria para garantizar la conclusión efectiva de este proceso que cimiente las bases para la construcción de la paz.

Pero este proceso, para que sea realmente efectivo, requiere de un mecanismo de inclusión y de participación de toda la sociedad colombiana en su conjunto. No se trata solo de refrendar los eventuales acuerdos de paz con un si, o  de rechazarlos con un no. Se trata de cómo evitarle un conejo a la paz, de como legislar para la paz, de como introducir la verdad y la justicia  en la paz,   de como incluir en la paz las propuestas de campesinos, indígenas y afrocolombianos, se trata de construir la paz entre todas y todos.

Es por eso que el 9 de Abril también reclamamos ese escenario en la forma de una Asamblea Nacional Constituyente, de un acuerdo nacional que vuelva irreversible la paz, que garantice el silencio de los fusiles con políticas de justicia social, con garantías, con la vigencia plena de los derechos humanos, con la participación de todos los actores sociales y políticos.

Este 9 de Abril hemos dado una muestra contundente de que la paz anhelada cuenta con el respaldo de las mayorías del país, los señores de la guerra se han quedado mudos , hoy los beneficiarios de la guerra han visto que se les va a acabar el negocio, la paz será una realidad próxima si así nos lo proponemos. Falta mucho por hacer, pero estamos totalmente convencidos que tarde que temprano abandonaremos el ciclo de la destrucción y de la muerte para construir una nación prospera para todos, con derechos para todos. La vida se impondrá sobre la muerte y la soledad de la guerra será un mal recuerdo.

Nosotros somos la paz!