Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Un urgente debate

Luis Fernando Trejos Rosero
Luis Fernando Trejos Rosero
Profesor de la Universidad del Norte.
22 Seguidores6 Siguiendo

0 Debates

58 Columnas

Columna

0

04 de Octubre de 2019

<p>En el marco del rearme de un grupo de excomandantes de las antiguas Farc, en cabeza de Iván Márquez y Jesús Santrich, es mucho lo que se ha escrito en sentido general, pero aún no se han proyectado escenarios regionales o territoriales en los cuales este grupo de rearmados tendría incidencia operativa.</p>

<p>Sin embargo, lo que sí llama la atención es el anuncio de la reactivación del Movimiento Bolivariano utilizando como fondo imágenes de estudiantes encapuchados en universidades públicas.</p>

<p>En este sentido, preocupa que nuevamente las universidades sean proyectadas como escenarios de la confrontación armada; es decir, la extrema izquierda sigue sin entender que su presencia en los Centros de Educación Superior (CES) no sólo estereotipa al movimiento estudiantil y a la educación superior pública, sino que, también, los vuelve blanco de acciones violentas.</p>

<p>En este punto, vale la pena destacar que su presencia&nbsp;instrumentaliza a los estamentos universitarios en función de sus intereses particulares que en muchos casos no superan lo burocrático y clientelar.</p>

<p>En este sentido, adquiere destacada relevancia el informe 'Universidades bajo S.O.Specha: Represión estatal a estudiantes, profesorado y sindicalistas en Colombia (2000-2019)'. Sin lugar a dudas el trabajo de investigación más completo sobre violencia en contra de estudiantes, profesores y trabajadores de universidades colombianas. El informe no sólo describe una importante cantidad de hechos victimizantes, sino que ademas tiene como tesis central que dicha violencia ha buscado acabar el pensamiento crítico.</p>

<p>Sería importante que los rearmados leyeran el informe y se cuestionaran hasta qué punto su continua presencia en las universidades públicas las convirtió en blanco de sus enemigos legales e ilegales. Hasta qué punto su utilización de los espacios físicos y sus recursos materiales sirvió, y sirve aún, para la estigmatización del movimiento estudiantil.</p>

<p>Al parecer la pose de eternas víctimas les impide ver, a estos rearmados,&nbsp;que en el caso de las universidades periféricas, al igual que los gamonales, los grupos armados ilegales convirtieron a los CES en su&nbsp;caja&nbsp;menor&nbsp;y en espacios de transacción burocrática en clave clientelar, evitando, de esta manera, el desarrollo de la investigación y la extensión.</p>

<p>Esto terminó sacando a las universidades de los debates reales de ciudad y región (por lo menos en el Caribe).</p>

<p>Por esto es importante que en el marco de las Cátedras de Paz se instale la memoria histórica como un componente activo de la misma; no sólo para la descripción y recuerdo de los hechos victimizantes, sino también para el análisis de las causas y contextos en los cuales ocurrieron. Esto&nbsp;con el fin de evitar su repetición y entender que las víctimas no son patrimonio de ciertos sectores políticos, sino de la sociedad en general.&nbsp;</p>

<p>En la medida en que sus muertes, desplazamientos, persecuciones y angustias interpelen al conjunto de la sociedad, habrá más posibilidades de presión social en busca de justicia y esclarecimiento de los hechos .</p>

<p>Ojalá los rearmados y el ELN sean conscientes del daño que le causan a los CES&nbsp; y que&nbsp;los estamentos universitarios le cierren las puertas a la violencia como medio de interlocución para que, así, hagan de las ideas y el debate argumentado y público&nbsp;la única forma de confrontación válida en las universidades.&nbsp;</p>

Interactiva: