Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Generalidades sobre la aplicación del Derecho Internacional Humanitario en Colombia

Luis Fernando Trejos Rosero
Luis Fernando Trejos Rosero
Profesor de la Universidad del Norte.
22 Seguidores6 Siguiendo

0 Debates

58 Columnas

Columna

1

0

10 de Diciembre de 2019

<p>Con motivo de las discusiones generadas por el bombardeo en contra de un grupo de disidentes en el Caquetá que dejó un saldo de varios menores edad muertos y precipitó la renuncia del Ministro de Defensa, es importante mantener en la agenda pública el debate sobre la aplicación del DIH en las acciones ofensivas de las Fuerzas Armadas.&nbsp;</p>

<p>Para la mejor comprensión de este escrito, se debe aclarar que el Derecho Internacional Humanitario se erige sobre dos principios fundamentales: El Principio de Limitación, que este establece que “la fuerza usada debe ser la estrictamente necesaria para obtener la ventaja sobre el adversario, y debe examinarse previamente la relación existente entre la ventaja del ataque y los efectos negativos que produzca en las personas y sus bienes”.</p>

<p>Conforme a este principio, el único objetivo legítimo durante la guerra es debilitar las fuerzas militares del enemigo, es decir, poner fuera de combate (asesinar, herir, capturar y rendir) al mayor número de hombres del bando contrario.</p>

<p>El Principio de Distinción: impone diferenciar entre quiénes son y quiénes no son combatientes, y entre los bienes que pueden y no pueden ser utilizados en un con?icto armado. Con este principio se pretende evitar que las operaciones militares afecten a la población que no participa de las hostilidades o a los bienes que le sirven de sustento o que son considerados patrimonio histórico o cultural.</p>

<p>En este punto debemos tener en cuenta que las infracciones al Derecho Internacional Humanitario, dentro del con?icto armado colombiano, están constituidas por todas aquellas acciones u omisiones contrarias al artículo 3 común a los convenios de Ginebra y al protocolo II adicional a los cuatro convenios de Ginebra.</p>

<p>Se considera que el artículo 3 común a los cuatro convenios de Ginebra es una especie de convenio reducido. Incluso añadiéndole las disposiciones del protocolo II, las normas por las que se rige un con?icto armado internacional son menos elaboradas que las normas por las que se rige el con?icto armado no internacional. Cabe destacar que las normas del artículo 3 tienen valor de derecho consuetudinario y son un mínimo que los actores del con?icto armado deben respetar (Fuentes, 2002).</p>

<p>&nbsp;El Derecho Internacional Humanitario está destinado, en este caso, a regular las relaciones entre las fuerzas armadas regulares o no, que participan en el con?icto, y protege a toda persona, o categoría de personas, que no participan directamente, o que han dejado de participar en las hostilidades, por ejemplo: combatientes heridos o enfermos, personas privadas de la libertad a causa del con?icto, población civil, personal sanitario y religioso.</p>

<p>La obligatoriedad de aplicar y respetar el Protocolo II adicional a los cuatro convenios de Ginebra por parte de todos los actores del con?icto armado no puede estar sujeta a la reciprocidad de las partes, sino al hecho de que, en cuanto las partes tienen pretensiones político-militares, automáticamente se responsabilizan por la violación de dicho protocolo.</p>

<p>Además, las normas humanitarias son obligatorias para todas las partes en con?icto, por cuanto la imperatividad de esta normatividad no deriva del consentimiento de las partes, sino de su carácter consuetudinario.</p>

<p>La ?nalidad del Derecho Internacional Humanitario es limitar los sufrimientos provocados por la guerra garantizando, tanto como sea posible, la protección y la asistencia a las víctimas. De esta manera se aborda la realidad de un con?icto sin entrar en consideraciones relativas a los motivos o a la legalidad del recurso de la fuerza. Únicamente se regulan los aspectos que tienen un alcance humanitario, a esto es lo que se denomina Ius in bello (Derecho en la guerra). Sus disposiciones se aplican, asimismo, a todos los actores del con?icto sin importar los motivos que dieron nacimiento al mismo y de la justicia de la causa defendida por una u otra parte.</p>

<p>&nbsp;El conflicto colombiano es irregular y de baja intensidad, ha generado una crisis humanitaria con proporciones de guerra convencional, con unos actores armados claramente de?nidos que cuentan con estructuras armadas en varios departamentos y regiones del país.&nbsp;</p>

<p>Nuestro con?icto armado presenta una serie de características comunes a los con?ictos de baja intensidad, pero también presenta rasgos inéditos en la región, como lo son el involucramiento de todos los actores armados en el narcotrá?co y la minería ilegal y el interés de los mismos por consolidar su presencia en el mayor número posible de municipios, pero no para destruirlos, sino para incidir sobre sus administraciones en busca de recursos económicos, burocracia e impunidad.</p>

<p>En este con?icto, todos los actores armados han instrumentalizado negativamente el Derecho Internacional Humanitario, ya que si bien su reconocimiento y respeto está presente en su discurso, no lo es así en su práctica, produciendo una continua contradicción entre los valores que supuestamente defienden y los medios que utilizan en sus acciones militares. En Colombia, el DIH esta siendo utilizado como un arma de guerra que permite descali?car al contrario y justi?car las acciones propias. Ya que es común que el respeto del mismo se condicione a que primero lo haga la parte contraria.</p>

<p>&nbsp;</p>

<p>Referencia</p>

<p>Fuentes, A. (2002). Educar en Derecho Internacional Humanitario, manual práctico para docentes.&nbsp; Bogotá: Universidad de los Andes.</p>

Interactiva: