Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Consulta Anticorrupción: tres veces sí

Como quedaron redactados, cuatro de los mandatos de la Consulta son inconvenientes.

Marcela Eslava
Marcela Eslava
Profesora Titular, Economía, Universidad de Los Andes
66 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

4 Columnas

Columna

8635

6

18 de Agosto de 2018

La Consulta Anticorrupción que los colombianos votaremos el próximo 26 de agosto tiene , siete mandatos que los colombianos daríamos al Congreso si los aprobamos. 

Aunque la consulta es una, a cada uno de los siete puntos debemos votar Sí o No, y el resultado de cada punto es independiente del de los demás (excepto si no se alcanza el umbral de participación, en cuyo caso ninguna pregunta queda validada). Se aprueba el punto que obtiene al menos 50%+1 de los votos válidos de esa pregunta, aún si otras preguntas no logran ese 50%+1.

Afortunadamente, porque así podemos no apoyar algunas de las propuestas, sin que por ello desaprovechemos la inusual oportunidad de hacer visible nuestra masiva indignación ante la descarada corrupción que acompaña la debilidad de nuestro Estado. 

Y es que la redacción de algunos de esos mandatos, tomada de manera literal, amarra las manos de la lucha anticorrupción de manera, a mi juicio, peligrosa. Como la senadora Claudia López contó que la consulta es , la interpretación literal parece muy probable. Creo, entonces, que es mejor votar negativamente esos puntos peligrosos.

Yo votaré Sí a los puntos 5, 6 y 7. El 5 y 6 exigen mayor transparencia de todos los funcionarios de elección popular, de una manera que me parece positiva sin ambigüedad alguna. El 7, que limita a tres el número máximo de periodos de un congresista, tiene las virtudes de asegurar una necesaria renovación de ideas en el Congreso y de reducir el alcance del clientelismo. Permite además que no sea siempre el mismo grupo de ciudadanos el que esté representado.

Aunque su alcance es limitado porque algunos de los que ven sus términos vencidos acudirán a la popular práctica de ser re-elegidos en cuerpo ajeno, encuentro que en neto es positivo.

Las propuestas 2, 3 y 4 tienen intenciones que son buenas. Uno busca hacer más transparente y competitivo del proceso de contratación con el Estado.

Otro establece presupuestos participativos para dar voz más directa a las personas en la definición de la inversión pública que los afectan. Y uno más busca hacer más costosos los actos de corrupción.

Si se tratara de expresar nuestra voluntad para cumplir esos objetivos, votaría con todo entusiasmo Sí a estos puntos. Pero la rigidez de los mandatos explícitos en estos tres puntos implica que aprobarlos sería contraproducente.

El punto 4 exige que los presupuestos participativos se implementen a través de audiencias públicas para decidir los presupuestos de inversión de todos los niveles de gobierno. Es muy importante registrar las necesidades más sentidas y las propuestas más brillantes de las personas en los distintos rincones del territorio nacional, y permitir a los ciudadanos una veeduría directa sobre los recursos públicos.

Pero estos objetivos deben balancearse con  otros igualmente importantes: que el mecanismo de decisión recoja las preferencias de muchos en lugar de unos pocos, que priorice los proyectos que mejor combinen beneficiar a muchos con generar un alto impacto en el bienestar de sus beneficiarios, y que no paralice la decisión del presupuesto.

La participación directa puede balancear bien  los distintos objetivos en la escala de presupuestos locales en localidades relativamente pequeñas, pero no en escalas mayores, mucho menos la nacional. Y aún en municipios pequeños o localidades pequeñas de ciudades grandes  una audiencia pública ofrece participación directa sin ningún balance con los objetivos de amplio cubrimiento y eficacia de decisión.

Es fácil imaginar el presupuesto paralizado en espera de agotar la instancia de audiencias. Hay mecanismos mejores que se utilizan en distintos países. Concursos de propuestas y votaciones directas sobre esas propuestas son un ejemplo. Y siempre sólo para una fracción del presupuesto de inversión y en localidades pequeñas. El resto es mejor dejarlo a la democracia participativa, aún con sus defectos.

El punto 2 obliga cárcel a los condenados por corrupción y su muerte definitiva como contratistas. No permite al juez diferenciar entre casos en que el contratista estaba en franca colusión con el funcionario, de aquellos en que hay coerción de parte de funcionarios hacia contratistas cuya única alternativa sería cerrar sus empresas y dedicarse a algo más. Y el 3 exige pliegos tipo en toda entidad del Estado.

¿Cómo garantizar que su implementación no impida la flexibilidad necesaria para que construir un viaducto de enormes proporciones no exija las mismas condiciones que hacer una acera de barrio?

Como con todas las rigideces inoperantes, éstas acabarían “pasadas por la faja”, eso sí, luego de más vueltas. Sofisticarían la corrupción, la harían más difícil de detectar, pero es improbable que la reduzcan.

 El punto que ha despertado mayor controversia, con razón, es el 1. Obliga a reducir el salario máximo de congresistas y altos funcionarios del Estado de 40 a 25 salarios mínimos, lo que implica hoy bajarlo de cerca de 30 a casi 18 millones de pesos.

Aunque, como todos, me indigno cuando sé de un congresista que se embolsilla 30 millones para ni siquiera aparecer una vez a la semana por el Congreso, encuentro que la propuesta es altamente inconveniente.

Una, implica una baja en cascada en los salarios de los demás funcionarios públicos. Los promotores del referendo insisten que esto no es cierto, pero no veo cómo puede no serlo.

El salario de los congresistas es el tope máximo de los salarios en el Estado, porque es el mismo salario del presidente y ningún funcionario puede ganar más que su superior. Los ministros, cuyos salarios están hoy cerca de 18 millones, casi tocan ese nuevo tope y por tanto tendrían que sufrir una reducción. Y de ahí para abajo.

Dos, agrava la crisis de atracción de talento humano al Estado de la que mucho se quejan los presidentes. Por supuesto que 18 millones es muchísimo más de lo que gana el trabajador promedio colombiano. Éste es el argumento pro-equidad con el que se promociona el punto 1 de la consulta.

Pero, para el puesto de ministro usted no quiere reclutar al trabajador promedio. Quiere una persona con características que en el mercado laboral privado recibirían una remuneración mucho mayor. Y tiene que convencer a la persona de que se salga de ese mercado para ir al Estado.

Los grandes dirigentes privados del país ganan tres o cuatro veces lo que un ministro. Tienen derecho a bonos que pueden ser exorbitantes. Y no enfrentan la casi-certeza de acabar en juicios de responsabilidad fiscal o disciplinaria. Es entre esos cargos y los de ministro o magistrado que estas personas están tomando su decisión laboral. Y así para cada alto cargo cuyo salario sería tocado por esta consulta.

Total, el próximo domingo yo votaré tres, no siete, veces sí.

Comentarios (6)

Marleny Barrera López

18 de Agosto

5 Seguidores

Las preguntas de la Consulta son mandatos obligatorios para afinarlos por leye...+ ver más

Las preguntas de la Consulta son mandatos obligatorios para afinarlos por leyes, que si el Congreso no las expide le toca al presidente. Los inconvenientes que observa, serán reglamentados en la ley respectiva para poder materializar el mandato popular. Los salarios que se van a bajar a 25 smlm son los de congresistas y cargos enlistados en el art.197 de la CP, como manda la pregunta 1. Hay salarios superiores al de congresista, vgr. presidente de Ecopetrol o el de Colpensiones, que no serán rebajados, pues no están en el art. 197. Por eso no puede haber cascada de disminución de salarios para otros cargos públicos y nuevamente estará la ley para aclarar estas situaciones que están desinformando a las personas. Hoy en el sector privado e incluso público, como expresé, existen salarios más altos a los de ministros y aún así aceptan. Los réditos no solo están en el salario, sino en el poder, prestigio y conocimiento que acumulan para desempeñarse nuevamente en el sector privado. Es más, algunos renuncian a un salario superior para ser ministros. Probablemente hay otros que no lo hacen. Por tanto, afirmar que no vendrán al sector público, no es contundente. En conclusión es un error considerar que las preguntas son leyes, son mandatos obligatorios, del soberano al legislador o presidente, si los primeros no lo hacen en la siguiente legislatura en que se aprobó el mandato, para desarrollarlos vía leyes o decretos con fuerza de ley, según el caso.

José Saramago ..

19 de Agosto

3 Seguidores

La consulta anti-corrupción requiere para su aprobación la tercera del censo...+ ver más

La consulta anti-corrupción requiere para su aprobación la tercera del censo electoral y eso es exactamente son 12'140.342 votos.

La mezquindad de personalizar la fofa consulta anti-corrupción corrió por cuenta del Partido Verde y entorno a las figuras de Claudia López y Angélica Lozano. Que tenga “nobles” propósitos no quita el hecho de que la consulta nació con intereses políticos y electorales, y que si se aplazo hasta después de la segunda vuelta presidencial era porque no tenia los votos necesarios en el Congreso para ser aprobada, de lo contrario la hubieran utilizado en favor de Fajardo, pero aun les sirve para mostrar en las elecciones 2019 y les apuesto que si pasa el umbral, lo cual es posible, los verdes no dirá: “agradecemos a todos lo partidos y ciudadanos que nos apoyaron”, sino “eso fue gracias a la iniciativa de Claudia Lopez (Alcalde Bogotá 2019) y el partido verde”.

Las dos preguntas básicas a hacerse antes de pensar en al consulta son:
- si contamos o no con herramientas jurídicas para investigar, procesar y encarcelar a quienes se apropian por diferentes formas de los dineros públicos.
- y sobre la relación que puede darse entre las normas propuestas y el fenómeno de la corrupción pública y administrativa.
Sobre lo primero, este país es el país de las leyes, aunque existan no se aplican, ¿repetir normas para que sigan siendo letra muerta?, con eso no digo que no hay que votar la consulta que valió un montón de plata, sino que cuando la justicia funciona, con la legislación vigente hay cárcel efectiva, y ahí si viene otra pregunta, porque no incluyeron por ejemplo preguntas sobre la corrupción judicial, o la necesidad de reformar la justicia para que sea mas eficaz. Porque n buscaron consenso con otros personajes o partidos políticos.
Sobre lo segundo, de manera arbitraria se clasifica a los colombianos como amigos o enemigos de la corrupción, según estén o no de acuerdo con la inane consulta; algo parecido como con el plebiscito, Santos dijo entonces “si no vota es enemigo de la paz”, y en ese plan a estado Claudia López, “si no votan la consulta son corruptos” dice.

Sobre la primera pregunta de reducir el salario del congresistas es un debate que se debe dar a nivel de equidad, no de corrupción ¿que tiene que ver el rebajar los sueldos a los congresistas con la corrupción?. El senador Ernesto Macias fue sincero al decirlo “..yo voy a votar la consulta, claro, y voy a votar si a todo, excepto a la primera pregunta, porque los congresistas tenemos gastos, tenemos que ir a las regiones, organizar eventos, viajar, etc..

Hay dos preguntas que son inconstitucionales, la 1 y la 7. Aun cuando logren masivamente el SI esas dos preguntas la Corte Constitucional las declarara probablemente inconstitucionales, puesto que la Constitucional establece (y usted como abogada debería saberlo bien 'Marleny Barrera López') la consulta popular no es un mecanismo de reforma de la Constitución vigente (la del 91) aun cuando si se exija crear leyes respecto a algun tema. La pregunta 1 queda invalidada por el articulo 187 de la Constitución. Y en eso extrañamente esta de acuerdo el izquierdista Rodrigo Uprimny.


una cosa mas: atacando al Centro Democrático no van a motivar que los electores del Centro Democrático vayan a las urnas. Y en caso de que no logre el umbral ojala y no salgan a culpar al Centro Democrático por eso. Votar la “consulta anti-corrupción” es algo que debe nacer del sentir ciudadano, si el elector sale a votar listo, votara, y si no, no votara, y eso sera independientemente de lo que digan sus lideres políticos.

Marleny Barrera López

18 de Agosto

5 Seguidores

Olvidé expresarle que esperaría que todos los potenciales votantes de Colomb...+ ver más

Olvidé expresarle que esperaría que todos los potenciales votantes de Colombia, analicen por cuenta propia y pensando en la conveniencia o no de los 7 mandatos, como lo hace ud, así no comparta algunos de sus criterios y proceder a votar. Y no que se queden en la mezquindad de personalizar la Consulta, incluso sin importarles que puedan perjudicarse, dado que la corrupción nos afecta a todos y no a unos votantes si y a otros no.

Armando Lugo Martínez

19 de Agosto

0 Seguidores

El chiste de la consulta anticorrupción lejos de ser anticorrupción, 7 pregu...+ ver más

El chiste de la consulta anticorrupción lejos de ser anticorrupción, 7 preguntas que no encajan en dicha consulta, desenfocados sus organizadores, se ve que son pretextos para alardear y con artimañas mantenerse en el poder.
Pregunta 1-4-7- nada que ver.
2-3-5-6- ya están establecidas en diferentes casos de participación a un cargo público.

Comparativa.co

21 de Agosto

0 Seguidores

El siguiente comentario lo propuse en un chat de amigos frente a las dudas que...+ ver más

El siguiente comentario lo propuse en un chat de amigos frente a las dudas que plantea la profesora Eslava frente al primer punto de la consulta.

...Me gusta el debate. Estuve rumiando esas cifras y esas comparaciones. Se basan todas en el supuesto: a mayor salario, menor corrupción. Una correlación sobre la que todavía no hay prueba contundente en la corta revisión que hice. Pero incluso cuando existe tal relación (que es en países similares a Colombia), se llega a un umbral (un alza salarial) después del cual el efecto deja de existir. O sea, cuando mayores incrementos ya no reducen la corrupción. Y creo que ocurre por varias razones, dos en particular: 1) porque ningún salario será capaz de equipararse con los montos que pueden saquear del Estado, y 2) porque la corrupción es el mecanismo para acceder a un bien mayor que la plata: el poder. El caso Agro Ingreso Seguro es paradigmático. Andrés Felipe Arias no se robó un peso. Pero si repartió el botín presupuestal entre todos quienes habían financiado la campaña de Uribe. O sea, el objetivo para los políticos no era la plata sino hacerse al poder (que a su vez trae más plata, cierto, pero ahi operan también unos mecanismos sicológicos más profundos).

mjlasluisa

21 de Agosto

0 Seguidores

Luego de ...agrava la crisis de atracción de talento humano al Estado... (que...+ ver más

Luego de ...agrava la crisis de atracción de talento humano al Estado... (que por cierto, parece un mal chiste, como un chiste de muertos en un velorio) da todas las razones posibles para votar SI a la pregunta 1 de la consulta. En el congreso de Colombia no hay atracción de talento humano sino compra de votos y herencias políticas o rosca. ¿Se le podría llamar talento humano al señor PRESIDENTE DEL SENADO Macias?
Diría que para traer talento humano al congreso, la labor de congresista debería ser voluntaria. Aunque bueno, eso también es un mal chiste, ojalá si sea literal y se le baje los salarios sólo a "ALTOS FUNCIONARIOS" del estado. ¿Es justo que un congresista se gane la cuota inicial de una casa de interés social en un mes? NO, por eso todos tenemos que votar SI al punto 1 y al 7