Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. · 14 de Febrero de 2019

13429

1

El nuevo capítulo del desgobierno en que vive La Guajira linda con el absurdo.

A la crisis social e institucional que padece el segundo departamento más pobre del país se le suma un nuevo e increíble drama: el gobernador titular, Wilmer González (avalado por La U y los conservadores), huye de la Justicia, mientras su cuestionado grupo sigue manejando el timón del departamento y él hasta lanzó CD con canciones religiosas.

En octubre pasado, González fue condenado en primera instancia por los delitos electorales cometidos durante su elección atípica en el 2016.

Se convirtió en el primer aforado en ser condenado por la recién nacida sala de primera instancia de la Corte Suprema.

Su defensa apeló, pero él debía dejar el cargo debido a que la Corte libró una orden de captura en su contra.

Sin embargo, justo cuando el alto tribunal anunció que lo iba a condenar y estaba por establecerse el monto de su condena, presentó una incapacidad médica y dejó encargado a un secretario de despacho de su cuerda.

La Fiscalía y la Corte le dijeron a La Silla Caribe que está considerado como prófugo, pues nadie conoce su paradero y no se le ve desde el 8 de noviembre pasado.

Aun así, en medio de rumores de que se halla escondido en la Alta Guajira, amigos y familiares de González presentaron a mediados de mes pasado un álbum discográfico de canciones religiosas escritas por él e interpretadas por varios cantantes.

El disco consta de cuatro canciones cristianas que el Gobernador compuso durante los 19 meses que estuvo recluido en la Escuela de Caballería de Bogotá, antes de quedar en libertad por revocatoria temporal de su medida de aseguramiento.

El caso

El 24 de octubre pasado se supo que Wilmer González sería condenado, pero no fue publicada la sentencia.

Luego, el 13 de noviembre, se supo que su condena en primera instancia es de 10 años de cárcel por los delitos de cohecho por dar u ofrecer, falsedad en documento privado y fraude procesal por las irregularidades cometidas durante su elección como gobernador.

Además, debe pagar una multa de poco más de 780 millones de pesos y quedó inhabilitado por once años para ocupar un cargo público.

Wilmer González fue  elegido gobernador en las elecciones atípicas del 6 de noviembre de 2016, con el apoyo de la cuestionada cacica de Uribia, Cielo Redondo Mindiola.

Eso ocurrió luego de que a la entonces gobernadora Oneida Pinto Pérez (investigada por corrupción y exmilitante de Cambio Radical) le fuera declarada nula su elección por haberse candidatizado estando inhabilitada.

Como lo contamos, poco tiempo después, el 17 de febrero de 2017, el mandatario cayó detenido por haber cometido varias irregularidades electorales para elegirse.

Según la Fiscalía, la investigación en su contra surgió a partir de intercepciones de unas llamadas -entre Wilmer y varios de sus aliados- en las que queda claro que su triunfo estuvo mediado por la entrega de mercados, chivos, transporte y refrigerios.

El día de esas atípicas, en un twitterazo y crónica en vivo, en La Silla Caribe habíamos revelado la repartija de refrigerios y todo el trasteo de votantes que se vió en esa jornada a favor de González.

 

Como también contamos en La Silla Caribe, a lo largo del proceso judicial, defensores suyos intentaron disfrazar esta entrega de dádivas como una antigua tradición wayuu; algo con lo que muchos líderes y pensadores de esta cultura indígena no están de acuerdo.

González permaneció detenido hasta el 11 de septiembre del año pasado, cuando quedó en libertad por revocatoria de la medida de aseguramiento.

Siete días después, volvió a posesionarse hasta que a finales de octubre supo que iba a ser condenado.

Por esos días, de acuerdo a lo que nos contó uno de sus abogados, Raúl Cadena Lozano, González fue incapacitado por una clínica y dejó encargado a su secretario de Gobierno Wilson Rojas.

El absurdo

La Silla Caribe buscó al Ministerio del Interior para consultar por la situación del Gobernador con apelación pendiente, pero también con una orden de captura vigente, y no respondieron.

Una fuente extraoficialmente nos comentó que están a la espera de la segunda instancia que revoque o confirme la condena de González, para empezar el proceso de designar a un nuevo gobernador.

“Todavía el fallo no está en firme, ya que existe la presunción de inocencia”, nos dijo por su parte su abogado, Raúl Cadena.

A raíz de que el Ministerio no ha suspendido a González para, así, iniciar el proceso de conformación de terna y de designación de un gobernador encargado, su secretario de Gobierno, Wilson Rojas, sigue al mando en línea con los designios de su actual líder político.

De acuerdo a lo que nos contó un funcionario conocedor de la política local, Rojas no es precisamente del grupo de González, tiene un pequeño grupo propio y ha estado alineado con varios políticos guajiros.

Ha hecho parte de los gobiernos de los exgobernadores José Luis González Crespo (condenado por irregularidades en la contratación), Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez Cerchar (condenado por homicidio) y José María ‘Chemitas’ Ballesteros (investigado por corrupción).

Ahorita, no obstante, está con el grupo de Wilmer González.

Evidencia de esto es que Rojas no ha hecho grandes cambios de gabinete y además ha nombrado fichas de aliados de González.

Por ejemplo, el pasado 19 de noviembre, a los pocos días de asumir el cargo, nombró como Director de Planeación a un miembro del grupo de la cuestionada cacica Cielo Redondo, que apoyó al Gobernador en campaña.

Se trata de Fadner Javid Fonseca, quien venía de trabajar como secretario de Obras Públicas en la Alcaldía de Uribia bajo el mando de Luis Enrique ‘el Negrito’ Solano Redondo, hijo de Cielo Redondo.

Además del manejo de la Gobernación, Wilmer González tiene, como contamos en La Silla Caribe, una ficha en la Alcaldía de Riohacha que lidera el recién electo alcalde uribista Juan Carlos Suaza.

Con todo ese poder y oculto, la única aparición que por estos días habrá del prófugo Gobernador será por medio de las canciones de su nuevo álbum musical: ‘Canciones cristianas’, que algunos de sus seguidores empiezan a escuchar.

Comentarios (1)

Orlando Arroyave

14 de Febrero

0 Seguidores

Corrupto y cristiano;un buen combinado para conseguir votos. Claro, a nadie se...+ ver más

Corrupto y cristiano;un buen combinado para conseguir votos. Claro, a nadie se le condena antes de juicio...pero este político ni siquiera se presenta para defenderse de los cargos. Seguro es un pecador que vive de la corrupción,pero sabe que su dios cristiano perdona a todos;incluyendo el que roba la plata de las gentes pobres de la Guajira.Los políticos de la Guajira son la plaga de esta región.

CONTEXTO