Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Está saliendo mal y puede terminar peor

El escándalo Pretelt está produciendo una avalancha de insinuaciones, acusaciones, juicios y propuestas sobre la Corte que  van por mal camino.

¿Qué hacer con Uber?

¡Si no están manejando, aprovechen de los trancones de la ciudad para leer esta larga entrada, que sea en taxim en Uber o en bus!

Semillas de Apego

Retomando dos entradas anteriores explico el que podría ser un antídoto eficaz para proteger a la primera infancia afectada por el desplazamiento y la violencia en el país: el apego saludable entre los niños y sus padres o cuidadores principales.

El abogado lobista

Víctor Pacheco es el abogado lobista en el epicentro del mayor escándalo de la rama judicial en su historia. Los medios de comunicación lo han descrito como un abogado “civilista” famoso por dos cosas, por haber sido dirigente deportivo en los años ochenta y porque logró, según El Heraldo, que a mediados de 2014 el Tribunal Administrativo de Bolívar “condenara a la Nación a pagarle una indemnización de 210 millones de pesos porque se perdió dos días del Carnaval  2011, cuando en pleno viernes de festejos, la Policía lo capturó por una orden judicial que ya estaba revocada”. 

 

 

¿Se deberían revocar las Cortes?

Algunos abogados conocedores de los vericuetos de la rama judicial han empezado a proponer una solución radical al problema de la justicia colombiana: la revocatoria de las Altas Cortes.

La idea no es del todo original. En Colombia cuando alguna institución no funciona y se resiste reiteradamente al cambio la solución es acabarla, liquidarla o revocarla. Hay muchos ejemplos: Ferrocarriles Nacionales, la Edis, el Seguro Social, la DNE, la Comisión Nacional de Televisión y por supuesto el Congreso de la República, que fue revocado en 1991 y casi revocado nuevamente en 2001.

No Volantear

Una de las practicas más comunes de las campañas es la entrega de volantes por parte de los candidatos a los ciudadanos en multiplicidad de espacios públicos. Mi consejo es buscar nuevas alternativas, porque los volantes son vistos como una fuente de contaminación que genera estrés, se conciben como una práctica de publicidad desordenada y calificada de excesiva. De las diferentes formas de publicidad exterior, los volantes son una de las peor calificadas según nuestro último estudio.

¿La normalización de la violencia? Conflicto y violencia intrafamiliar

En esta entrada discuto brevemente los resultados preliminares de una investigación que busca analizar la relación entre el conflicto a nivel municipal y el uso de la violencia contra las mujeres dentro del hogar.

 

 

 

Lo bueno de la guerrilla

Se habla tan mal de la guerrilla, que algo bueno debe tener, en especial las F.A.R.C., o las F.A.R., como las llama el presidente, perdón, ex presidente Uribe; mediante un gazapo verbal que aparenta una mala dicción, propia de su pretendido carácter cerril y provinciano —que le da buenos réditos con un amplio sector de la población colombiana—, el ex presidente, gracias a las astucias del lenguaje tan propias de la genialidad comunicativa de este loco del poder, resta una “c” y le quita el tapizado geográfico a esa “fuerza armada revolucionaria”.

Por qué Jorge Pretelt debe renunciar así sea inocente

Analista y estratega político, fue secretario de gobierno de Bogotá de Enrique Peñalosa, el director del Instituto de Pensamiento Liberal (y ex columnista de La Silla) dio definitivamente el salto del peñalosismo al liberalismo. es abogado externadista, experto en temas constitucionales, fue viceministro de interior en 1991 y negociador con las guerrillas en Caracas y Tlaxcala.

¿Cómo piensa El Colombiano?

Y pensándolo bien, la puntuación en el título de esta entrada está mal. Debí decir: ¡Cómo! ¿Piensa El Colombiano? No, no piensa. Y en lo único que parece coherente es en creer que el colombiano, en minúsculas, tampoco.