Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Nohora Celedón · 18 de Febrero de 2020

2218

3

Los comerciantes tuvieron un gran año en 2019. 

A pesar del pesimismo que rondó a finales del año pasado entre los voceros de este sector, y las alertas de que el paro nacional frenaría las ventas, los datos publicados el viernes por el Dane muestran que, contrario a lo que se creía, tanto el consumo de los hogares como el producto interno bruto del comercio fueron dos jalonadores de la economía nacional.

La autoridad estadística dijo que el PIB de 2019 creció 3,3 por ciento y que 0,9 puntos de estos fueron aportados por el comercio, los hoteles y los restaurantes.

Esto muestra que aún a pesar de las pérdidas de los comerciantes en los días de paro, que Fenalco estimó en 1,5 billones de pesos en noviembre, y las predicciones que decían que el PIB se frenaría por las movilizaciones, en el resultado global las manifestaciones no representaron un mayor impacto a la economía

Más crecimiento y más consumo

El sector de comercio, hoteles y restaurantes (que es como el Dane lo agrupa) creció el año pasado 4,9 por ciento, lo que es un salto frente al crecimiento de 2,7 por ciento que se registró entre 2017 y 2018.

Pero no es la única buena señal. En 2019, los hogares gastaron 4,6 por ciento más, frente a 2018, cuando en los últimos dos años este indicador creció por debajo del 3 por ciento.

“La manera como creció la demanda interna, el consumo final es un signo de que la gente  está teniendo ingresos, está adquiriendo bienes y servicios y es un buen resultado”, dijo a La Silla el Ministro de Comercio, José Manuel Restrepo.

El paro no hizo mayor mella en esta buena dinámica. 

“Había, seguro, algo de temor al principio, cuando no se sabía la magnitud y duración de las marchas. Pero nosotros ya habíamos dicho que las marchas no impactaron el consumo privado”, nos dijo el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía.

Fedesarrollo es un centro de pensamiento de asuntos económicos y políticas públicas y tomó la decisión de no cambiar su proyección del crecimiento, pese al impacto del paro, como lo anunciaron en este comunicado del 3 de febrero de este año. Su proyección resultó exacta al cálculo del Dane.

La alarma por el impacto económico que tendrían las movilizaciones fue uno de los argumentos claves para el Gobierno, empresarios y personas del común que no apoyaban las movilizaciones, como se ve en estos trinos.

Y por esta premisa se hicieron populares en redes sociales memes y etiquetas con mensajes como "yo no marcho, yo trabajo" o "yo no marcho, yo produzco".

Pero ese temor no se materializó en el balance general.

El temor inicial estaba relacionado con la idea de que el paro en Colombia se parecería al de Chile, donde las manifestaciones fueron más violentas (hubo más de 20 muertos), extensas (llevan más de 100 días) y produjeron más incertidumbre a largo plazo (en abril harán un referendo para cambiar la Constitución).

No fue así. En Colombia, los cacerolazos y las manifestaciones bajaron su intensidad a mediados de diciembre, con la llegada de las novenas de aguinaldo, lo que les permitió a los compradores y a los comerciantes, recuperar el ritmo de la economía para el cierre del año. 

Hablamos con tres empresarios cuyos productos tienen mejores ventas a fin de año y nos confirmaron, además, que lo que se dejó de vender en noviembre se recuperó en diciembre, y que el impacto del paro se sintió más en Bogotá y solo por unos días.

“Fue coyuntural -explica Juan Ramón Guzmán, presidente de Belleza Express (que produce la marca Arrurrú, entre otras marcas)- el 21 de noviembre hubo temor, los comerciantes tuvieron incertidumbre, pero rápidamente se calmó. No alcanzó a impactar porque después la gente salió a comprar lo que tenía pendiente”.

“Fue un impacto menor. En Navidad la gente necesita comprar, por eso en diciembre se vende tres meses más que en un mes normal”, nos dijo el dueño de la marca de marroquinería que lleva su nombre, Mario Hernández.

“En realidad, el último trimestre fue muy bueno, los resultados del black friday fueron muy buenos”, nos dijo Adolfo Botero, presidente de Comertex, que produce, importa y vende telas.

Consultamos también a almacenes de cadena, como el Grupo Éxito, uno de los más grandes del país, pero como sus resultados trimestrales no han sido públicos no pueden compartir información aún.

El director de la firma Raddar, Camilo Herrera, que monitorea mes a mes el consumo de los colombianos, nos comentó por aparte que en las cifras que han registrado no ven un mayor impacto de las movilizaciones. 

“Al final el impacto no fue tan alto, yo creo que eso es una buena noticia. Hay que seguir en esta misma senda, generando esa mirada optimista de la economía colombiana y seguir para adelante, no parar como Nación”, dice el ministro Restrepo.

Aunque, como dice el Ministro el impacto no fue mayor, no quiere decir que haya sido nulo.

 

Un bache en la confianza, pero no en las ventas

Si bien los resultados anuales del comercio fueron buenos, no quiere decir que el paro no haya tenido un impacto. 

Para Rafael España, director de investigaciones económicas de Fenalco, es claro que sin el paro al comercio le hubiera ido mucho mejor. 

A su tesis le da fuerza el hecho de que en el último trimestre del año (cuando fue el paro) el crecimiento del PIB del comercio haya sido menor que en el tercero (4,7 por ciento, frente a 5,9 por ciento, con los datos preliminares del Dane).

 

Esta desaceleración, sin embargo, no es explicada por las protestas, al menos no exclusivamente. 

Según dos expertos consultados, Mejía de Fedesarrollo y Julio Romero, analista senior de investigaciones de Corficolombiana, en ese comportamiento pesó más el hecho de que el año pasado no se hizo el Salón del Automóvil, un evento que tradicionalmente se hacía en noviembre y jalonaba las ventas de vehículos, que tienen gran peso en el sector comercial.

Para tener una idea de la magnitud de esa feria, en 2018, en el salón se pre acordaron ventas de 20.000 vehículos, lo que corresponde al 7 por ciento de los carros vendidos ese año, que fue más o menos lo que cayeron las ventas de vehículos en noviembre y diciembre, según este informe de Andemos, el gremio de los ensambladores e importadores de carros.

De acuerdo con los cálculos de Fedesarrollo, basados en los datos del Dane, si se le saca a los resultados del comercio la venta de combustibles y vehículos, el crecimiento del comercio fue de 7,9 por ciento en septiembre, 9 por ciento en octubre y 9,7 por ciento en noviembre. Es decir, el comercio en general creció en el mes más crítico de las protestas.

Para el director del gremio de los ensambladores e importadores de carros, Andemos, Oliverio García, el paro sí pudo tener un efecto en las ventas de vehículos, sobre todo porque, junto con el dólar caro y la incertidumbre por la reforma tributaria, minó la confianza de los consumidores, que es clave para la compra de este tipo de bienes que cuestan bastante.

Pero la desconfianza de los consumidores, que sí tuvo su menor comportamiento del año en noviembre, no necesariamente coincide con el comportamiento real de la economía. Como se ve por las cifras.

Ya el año pasado el presidente del Banco de la República Juan José Echavarría, había advertido que factores como la polarización política estaban llevando a los consumidores a sentirse desconfiados en la economía, y podría tener un impacto en el consumo y en las ventas. 

Y la semana pasada, en un foro de Anif y Fedesarrollo, dijo, además, que le preocupaba el impacto que podía tener la actual coyuntura política en la inversión.  

Desde octubre del año pasado, en encuestas de opinión hechas a inversionistas empezaron a pesar más las condiciones sociopolíticas como un factor relevante para decidir si invertir o no. 

Por ahora, sin embargo, esa polarización está quedando limitada a la arena de lo político, porque en lo económico, a pesar de la incertidumbre, la gente sigue dispuesta a gastar. Haya paro o no.

Comentarios (3)

harriarq

17 de Febrero

0 Seguidores

El que se haya recuperado la economía o por lo menos no se afectó tanto el c...+ ver más

El que se haya recuperado la economía o por lo menos no se afectó tanto el crecimiento, no quiere decir que los días de paro no traumatizan la economía, quedará en deseos el saber cuanto habría crecido sin los dichosos paros. Que la gente ya este curtida no implica que no sucedan las cosas y los medios siguen alentando marchas y paros que no traen beneficios en lugar de presionar al congreso 1

Elgatodeschrodinger

18 de Febrero

0 Seguidores

Y yo que pense que era guerrillero, siempre es bueno esas confesiones, me recuerda a la corriente de renovacion socialista coptada por los paras, creo que cuando uno ha trabajado para un actor armado todos le dan lo mismo, supongo es el olor de la sangre. Por cierto este articulo de como parar y no afectar la economia es equivalente a decir que el terrorismo no impactaba a la economia por eso duro

Y yo que pense que era guerrillero, siempre es bueno esas confesiones, me recuerda a la corriente de renovacion socialista coptada por los paras, creo que cuando uno ha trabajado para un actor armado todos le dan lo mismo, supongo es el olor de la sangre. Por cierto este articulo de como parar y no afectar la economia es equivalente a decir que el terrorismo no impactaba a la economia por eso duro

CONTEXTO