Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Héctor Riveros · 06 de Octubre de 2018

6245

15

El relato colectivo del asesinato de Génesis Rúa, una niña de nueve años, ocurrido en la forma más cruel imaginable, lo muestra como un hecho ajeno, irresistible, imprevisible, una especie de fenómeno natural del que solo es culpable quien lo perpetró, al que hay que castigar con toda severidad, así los demás quedamos tranquilos y convencidos de que no aportamos nada para que eso pasara.

Todos los funcionarios estatales que se rasgan las vestiduras pasan por alto que su primer deber era proteger la vida de la niña. La obligación esencial del Estado era evitar que eso ocurriera. Todos parecen entender que su único papel es castigar al asesino y prometer que en los próximos casos el castigo será más severo, como si nada de lo que pasó antes e incluso nada de lo que pase después sea con ellos.

Nos debería producir vergüenza como sociedad y a las autoridades ni qué decir no haber sido capaces de garantizarle a Génesis un entorno seguro para que pudiera jugar fútbol, cantar vallenato o simplemente estar en su casa sin que alguien atentara contra su vida y su integridad. Pero no, al contrario, todos se presentan como si hubieran hecho todo lo que debían.

Nadie ha cuestionado los programas de rehabilitación de reclusos teniendo en cuenta que el asesino había sido condenado antes por un delito de lesiones personales. Nadie se pregunta porqué el entorno del perpetrador no había reaccionado con eficacia, ni había acudido a las autoridades si, como ellos mismos lo relatan, los amenazaba de muerte e incluso poseía un arma que disparaba de cuando en cuando. Esas mismas armas cuyo porte defienden los que proponen la cadena perpetua.

El Presidente Iván Duque lo atribuye a una “mente desviada”, a una especie de fenómeno aislado, como si no formara parte de una larga y diaria cadena de vejámenes similares que son producto de una cultura machista, de la que no he oído hablar en estos días a ninguna autoridad. Todos prometen que, si imponemos la cadena perpetua, las “mentes desviadas” se disuaden por miedo al castigo.

Cuando presentan la escena de indignación confunden el verbo. Dicen: “no podemos seguir permitiendo” cuando lo correcto sería decir “no podemos seguir propiciando o fomentando”.

Si cambiaran el verbo se percatarían que la solución no es prohibir lo prohibido sino evitar lo evitable, prevenir lo previsible. Claro, es más difícil porque también develaría qué tan culpables somos, pero quizás ayudaría a que esa historia de que “no podemos seguir sin hacer nada” se cambie por la de “no podemos seguir sin hacer nada eficaz”.

Aumentar el castigo no evita que estos hechos ocurran. El homicida de turno seguramente está al tanto de que al victimario de Yuliana Samboni lo condenaron a una especie de cadena perpetua. Es probable que haya oído que hace relativamente poco se aprobaron leyes que aumentaron las penas para el feminicidio, para el abuso sexual contra menores, que la ley de infancia y adolescencia prohibió reconocer rebajas de penas en estos casos y sabrá que la confesión no le disminuirá su tiempo en prisión. Nada de eso lo persuadió.

A pesar de que han hablado mucho, no he oído a nadie auscultar sobre el pasado del victimario, no para justificar su conducta ni mucho menos, sino para tratar de entenderla, para tratar de identificar si en algún momento como sociedad dejamos de hacer algo que quizás hubiera evitado este desenlace.

No encuentro tampoco que se haya hecho un plan de acompañamiento de la familia de la niña. Esa mamá que quiere vengar la muerte de su hija necesita ayuda, no cámaras encendidas para exponerla a más presión, ni es sano alimentarle su explicable deseo de venganza. Esa mamá, esa familia necesitan un entorno protector, el que no le dimos a Génesis. La Alcaldía de Bogotá lo hizo mientras pudo en el caso de Yuliana Samboní, pero ahora todos se quedaron en “el error fácil” de la cadena perpetua.

¿Habrá alguien pensado incluso en la familia del victimario? ¿Ese señor tendrá hijos menores?, ¿el Estado los dejará a su suerte? También merecen protección en caso de que existan, solo así lograríamos que sean resilientes ante semejante entorno.

Es incluso paradójico que lo que se proponga sea cambiar lo único que de alguna manera está funcionando en ese caso que es la justicia punitiva: el asesino está preso, confesó el hecho y las pruebas técnicas de una entidad seria como Medicina Legal dan cuenta de todas las atrocidades que cometió, la Fiscalía va a pedir el máximo castigo, casi seguramente un juez le impondrá una condena que supera la expectativa de vida del homicida, tendrá una forma de cadena perpetua sin que sea necesario recoger firmas para ello.

En la práctica en este caso, como en el de Yuliana Samboní, ya tenemos cadena perpetua y sin embargo eso es lo único que proponen cuando lo que está probado, con la experiencia directa e inmediata, es que eso no sirve para evitar que tragedias como esta vuelvan a ocurrir.

Comentarios (15)

Alberto David Cruz Plested

06 de Octubre

0 Seguidores

Recuerdo mis lecciones de Sociología Jurídica con la doctora Julieta Lemaitr...+ ver más

Recuerdo mis lecciones de Sociología Jurídica con la doctora Julieta Lemaitre al constatar el fetiche que tiene buena parte de la población con la supuesta capacidad de cambio social que poseen las normas jurídicas. Un objeto de deseo que aunque enfermizo no osan abandonar por la satisfacción y el deleite que les produce creer que con una reforma legal Colombia cambiará.

Líchigo Tocarruncho

06 de Octubre

0 Seguidores

Dotor riveritos, supersona debería cambiar su verbo "especular" por "pensar",...+ ver más

Dotor riveritos, supersona debería cambiar su verbo "especular" por "pensar", pero eso a sus personas liberales, les queda muy grande!

Lupita Gómez

06 de Octubre

1 Seguidores

Qué manera tan líchiga de no decir nada, don Tocarruncho.

Qué manera tan líchiga de no decir nada, don Tocarruncho.

Elizabeth Prado

06 de Octubre

6 Seguidores

Estoy de acuerdo con esta columna.Como una señal de respeto y consideración ...+ ver más

Estoy de acuerdo con esta columna.Como una señal de respeto y consideración a las víctimas del pasado y a las posibles víctimas del futuro, es necesario que este problema se estudie seriamente desde las perspectivas relevantes. Rasgarse las vestiduras exigiendo cadena perpetua, sin hacer la tarea de estudiar, para mi es oportunismo del peor: usar esta tragedia como herramienta de branding personal

Marleny Barrera López

06 de Octubre

5 Seguidores

Cada vez que hablan de aumento de penas, de leyes para problemas estructurales...+ ver más

Cada vez que hablan de aumento de penas, de leyes para problemas estructurales seguimos alimentando el problema sin solucionarlo. Cuándo nos ocuparemos por conocer las causas de estas conductas, que se repiten una y otra vez pese a las leyes de penas, de tener cárceles superando su capacidad, quizá alimentando al monstruo y creyéndonos muy correctos sin que lo solucionemos de verdad?

Ronald-T

06 de Octubre

0 Seguidores

No veo razón para que la propuesta genere tanta rasquiña. Se dice que no es...+ ver más

No veo razón para que la propuesta genere tanta rasquiña. Se dice que no es necesaria porque ya están las penas, algo parecido se dijo de la consulta anticorrupción y así la votamos, por lo menos simbólicamente, era importante y con la diferencia que aquí el costo sería mucho menor si se tramita vía Congreso. Y si las penas serán iguale. pero la mayoría del pueblo la quiere?, cual es el problema?

Lupita Gómez

06 de Octubre

1 Seguidores

He ahí el problema: Se adoptan medidas inanes porque "el pueblo las quiere" e...+ ver más

He ahí el problema: Se adoptan medidas inanes porque "el pueblo las quiere" en lugar de medidas eficaces que "el pueblo no entiende". Y el pueblo no es el experto a consultar en asuntos complejos. No logro imaginar al depravado calculando su pena en su mente enfebrecida antes de salir a violar y matar. El costo real de estos remedios populistas es el costo de oportunidad de su ineficacia perversa.

Ronald-T

07 de Octubre

0 Seguidores

La simbología de la pena de muerte, según el profesor Isaac Ehrlich fue un f...+ ver más

La simbología de la pena de muerte, según el profesor Isaac Ehrlich fue un fuerte disuasor en USA en 30 años, logró bajar la relación asesinatos/condenado hasta en8 veces Según él fue tan fuerte la simbología que hasta el sicópata lo pensó muchas veces. El pueblo gringo resultó mas sabio que sus expertos. Aquí podemos hablar de cadena perpetua y creo que la simbología se aproximará a su estudio.

Lupita Gómez

07 de Octubre

1 Seguidores

Pero de "creer" a "saber" hay mucho trecho. Una primera pregunta obvia sería ...+ ver más

Pero de "creer" a "saber" hay mucho trecho. Una primera pregunta obvia sería ¿por qué suponer o creer que la simbología de la cadena perpetua es tan potente como la de la pena de muerte? No es válido hacerlo. Es más, podría ser una prueba contra la eficacia de la cadena perpetua: No les funcionó y tuvieron que pasar a la pena de muerte. El problema no es "el pueblo" sino la falta de evidencias.

Angel Bravo

08 de Octubre

0 Seguidores

Otras joyas del sabio pueblo gringo: la esclavitud, el racismo, la homofobia, ...+ ver más

Otras joyas del sabio pueblo gringo: la esclavitud, el racismo, la homofobia, "las Kardashian tienen un culo divino", "OJ Simpon es inocente", "Coca Cola es la chispa de la vida", creacionismo en clase de ciencias, la ciencia de la evolución es una creencia más, equiparable al creacionismo, la ciencia con células madre es pecado, Dios odia a los gais... y la tapa: Trump Magno. ¿Para qué expertos?

Ronald-T

06 de Octubre

0 Seguidores

Mi opinión es que técnicamente la cadena perpetua para este delito ya existe...+ ver más

Mi opinión es que técnicamente la cadena perpetua para este delito ya existe pero reconozco que el ciudadano común no lo percibe así, por mucho que se la expliquen. Y el agresor, igual. Es una de las razones de que no lo disuada como se espera. La simbología que arrastra la cadena perpetua, asi sea como "significante vacío", tiene mas fuerza conductual que la propia la norma.

chjarami

08 de Octubre

1 Seguidores

Entiendo que las penas tienes varios objetivos posibles, que aplican según el...+ ver más

Entiendo que las penas tienes varios objetivos posibles, que aplican según el caso: 1. Indemnizar a la víctima, 2. Proteger a la sociedad, 3. Disuadir a otros potenciales victimarios, 4. Castigar al victimario. El (4) puede ser una manera de implementar (3), o sencillamente una manera de venganza de la sociedad (lo que los gringos llaman retribution), lo que hace que el objetivo sea debatible.

chjarami

08 de Octubre

1 Seguidores

Pero entiende uno que (1) y (2) no son controversiales. Las preguntas son: otr...+ ver más

Pero entiende uno que (1) y (2) no son controversiales. Las preguntas son: otros abusadores de menores son disuadibles (3)? La víctima no se puede indemnizar aquí (1), pero ¿se puede proteger a la sociedad de este abusador sin aislarlo permanentemente (2)? Finalmente, ¿hay un beneficio a la comunidad adicional derivado del sentimiento de retribución?

PIICIEM

08 de Octubre

0 Seguidores

No deja de ser interesante oír diversas opiniones sobre el tema, lo grave es ...+ ver más

No deja de ser interesante oír diversas opiniones sobre el tema, lo grave es que no existe ninguna que se acerque a una posible solucion. La propuesta de Duque encaja en uno de los oficios de un político '' para mantenerse en el poder, el populismo''. No hay ni habrá cárceles suficientes para albergar la diversidad de delincuentes que pululan en Colombia y se propone hacinar enfermos mentales.

PIICIEM

08 de Octubre

0 Seguidores

Colombia necesita que los estudiosos de los códigos legales presenten un proy...+ ver más

Colombia necesita que los estudiosos de los códigos legales presenten un proyecto de reforma a la justicia. El sistema legal y político PERMITE que dia a dia aumente la delincuencia a todo nivel por los vacíos de la ley que termina protegiendolos. Tutelas, vencimientos de términos, rebaja de penas, inmunidad parlamentaria, casa por cárcel, delitos menores resultan ser una vergüenza jurídica

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia