Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Luis Guillermo Vélez Cabrera · 10 de Marzo de 2015

3281

19

Algunos abogados conocedores de los vericuetos de la rama judicial han empezado a proponer una solución radical al problema de la justicia colombiana: la revocatoria de las Altas Cortes.

La idea no es del todo original. En Colombia cuando alguna institución no funciona y se resiste reiteradamente al cambio la solución es acabarla, liquidarla o revocarla. Hay muchos ejemplos: Ferrocarriles Nacionales, la Edis, el Seguro Social, la DNE, la Comisión Nacional de Televisión y por supuesto el Congreso de la República, que fue revocado en 1991 y casi revocado nuevamente en 2001.

Algunas veces este tipo de profilaxis institucional funciona bien. En este gobierno se acabó la DNE, el Seguro Social y la Comisión Nacional de Televisión y, salvo algunos políticos que se cebaban en ellas, a nadie le están haciendo falta. 

Otras veces la cirugía extractiva no es tan efectiva. Se liquidó Ferrocarriles Nacionales y ahora no tenemos ferrocarriles; ni buenos, ni malos ni regulares. Tenemos en cambio a Colfecar. Se liquidó la Edis y pasamos a un sistema de recolección privado que funcionaba y era legal. Ahora se monopolizó ilegalmente el servicio en cabeza de un operador público y los bogotanos estamos nadando en basura.

Y por supuesto tenemos el ejemplo del Congreso revocado de 1991, que es el mismo de 2001 y de 2011, el cual hasta los mismos parlamentarios reconocen que no es tan bueno como el de 1981 o 1971, que tampoco eran gran cosa.

Sin embargo confieso que me gusta la idea revocar las Cortes.

Los escándalos de los últimos años son simplemente demasiados. Los expedientes de paseo en el crucero caribeño, el carrusel de pensiones que se resiste a parar, el yo-te elijo-tu-me elijes, las 200 votaciones por el presidente del Consejo de Estado, el planeta de los simios en la reforma a la justicia, el sancocho procesal (Código de Procedimiento Civil, Ley 1395 y Código General del Proceso, todos vigentes al mismo tiempo), 78 días de paro judicial, la renuncia Henry Villariaga, el “Diablo de Purificación”, las deudas de Alberto Rojas Ríos con la viuda olvidada, los 61 permisos del magistrado Francisco José Ricaurte y ahora su hermano traqueto, el “usted no sabe quien soy yo” del hijo del Presidente de la Corte Suprema y ahora lo que faltaba, la denuncia penal a Pretelt y el contrato de Escobar Gil.

Con razón que en las últimas encuestas la justicia colombiana se pelea el campeonato de impopularidad nacional con Nicolás Maduro y con las FARC.

De todas formas la idea de revocar las Cortes, aunque atractiva, puede generar muchos más problemas de los que pretende resolver.  Para empezar las Cortes no se pueden revocar. Es decir no existe un procedimiento legal de revocatoria de la rama judicial, algo que sería exótico en un estado de derecho. Supone uno que la revocatoria sería vía referendo, que requiere de una ley, o sea tránsito por el congreso. Luego debe pasar por la validación de la Corte Constitucional, la cual difícilmente se auto suicidaría, en palabras del filósofo de Miraflores.

Lo otro es acceder a la petición de las FARC y de Uribe de convocar una asamblea constituyente. Barajar y repartir de nuevo los naipes institucionales puede que le atraiga a los polos antagónicos de la política colombiana pero generaría una profunda incertidumbre jurídica con serias consecuencias económicas.

En todo caso, el precedente sería nefasto. Dios nos libre, pero el día de mañana, de tener un presidente sin las credenciales democráticas de Juan Manuel Santos, el aprendiz de Chávez que llegue al poder tendrá la tentación de acabar con la independencia de la rama judicial, vía una revocatoria, para empaquetarla de sus esbirros.

Queda la reforma al equilibrio de poderes. Esta importantísima iniciativa ha sido criticada por quienes desean una solución maximalista al problema. Prefieren jalar el mantel. Sin embargo, la historia enseña que es mejor el cambio incremental, como el que plantea al acto legislativo promovido por el gobierno.

No es poca cosa acabar con todas las reelecciones; la de presidente, procurador, fiscal, registrador, contralor, etc.  Tampoco quitarle las funciones electorales a las Cortes, que como lo reiteran el comunicado de los magistrados de la constitucional supérstites, han sido la madre de todos los males.  Y derogar el Consejo Superior de la Judicatura y reemplazarlo por un administrador de la rama y por la colegiatura de abogados.

Son cambios sensatos y políticamente posibles. Quienes creen que es cambiar para que todo siga igual se equivocan. Más bien, cuando las cosas parecen que no cambian en realidad nunca vuelven a ser iguales. 

Comentarios (19)

Prada

10 de Marzo

1 Seguidores

¿Se deberían revocar las cortes? Sí, pero no se puede, aunque si se pudiera...+ ver más

¿Se deberían revocar las cortes? Sí, pero no se puede, aunque si se pudiera se debería, sería chévere. Pero sí se puede, aunque como sería con la aprobación de los revocados supondría uno que no se podría. Pero igual no serviría de nada, como pasó con el congreso, que se revocó pero siguió igual, aunque cuando las cosas parecen que no cambian en realidad es porque han cambiado tanto y tan irremediablemente que nunca vuelven a ser iguales, pero si parece que han cambiado mucho es porque no han cambiado nada. Pero esta estrategia solo ha servido históricamente para que nos quedemos sin ferrocarriles y para que unos cuantos personajes ilustres no pudieran continuar saqueando la DNE, pero lo más grave sería que aunque Juan Manuel no se aprovecharía, sí le daríamos un papayazo al próximo presidente castrochavista, por lo cual lo mejor sería que esta vaina se decidiera en la constituyente FARC-Uribe, como mejor les atraiga, pero tampoco, porque sería un desmadre. ...
A mí me quedó claro.

GMolano

11 de Marzo

0 Seguidores

Revocar es una pésima idea, pensar que la siguiente tacada de magistrados no ...+ ver más

Revocar es una pésima idea, pensar que la siguiente tacada de magistrados no estaría impregnada de los mismos problemas de los actuales es ingenuidad pura.
Es muy factible que en los tribunales seccionales se presenten recochas del mismo tipo, solo que con menor cubrimiento mediático.
Al gobierno le hace falta un escándalo mas para que la gota rebose el vaso y se decida a hacer una reforma seria. Porque lo que se ha escuchado del tribunal de aforados propuesto es mas de lo mismo. Solo después de lo de Pretelt como que se retomo con algo de pereza el tema, pero a eso le falta un empujoncito de parte de otro corrupto del palacio de justicia. Y lo que pintaba una discusión medio sencilla y de tramite, se va a puede volver de obligatoriedad y emergencia.

Prada

11 de Marzo

1 Seguidores

Lo que no entendemos muy bien los ciudadanos de a pie, como yo, es cómo se pu...+ ver más

Lo que no entendemos muy bien los ciudadanos de a pie, como yo, es cómo se puede hacer un diseño institucional que resulte idóneo aunque las personas que ocupen los cargos sean de conducta dudosa. Es como pedirle a un ingeniero que construya un edificio sólido con material que probablemente resulte de segunda, aunque se sepa que hay material de primera disponible, pero sin que se pueda distinguir muy bien uno del otro. ¿Se puede?
Una de las críticas conceptuales recurrentes que he visto contra la constitución del 91 es que fue una constitución "para ángeles". Al comienzo yo pensaba que lo de "ángeles" se refería a nosotros, los ciudadanos, que por supuesto no somos así. Pero poco a poco he ido entendiendo que se referían principalmente a las personas que ocupan los cargos dentro de las instituciones diseñadas.
Al parecer, se necesita un diseño institucional que provea instituciones honestas y capaces aunque los cargos sean ocupados por bandidos y/o ineptos. ¿Eso se puede?

Rodrigo Velasco Ortiz

12 de Marzo

0 Seguidores

Muy bien. De acuerdo. Pero entonces ¿cuál es la propuesta? Quejarnos es el p...+ ver más

Muy bien. De acuerdo. Pero entonces ¿cuál es la propuesta? Quejarnos es el primer paso pero si no se da el otro, formular propuestas, todos nos desanimamos. La Constituyente es un espacio para formular todo tipo de ajustes con la participación del mayor número de ciudadanos. Hay peligro de que todo se desbarate pero también de que algo se arregle. El asunto es participar, hacer oír la voz, buscar alianzas sabiendo que no existe la verdad fuera de los acuerdos que la reconozcan.

Carlos Lozano

11 de Marzo

0 Seguidores

La única garantía que hemos tenido durante los últimos 25 años para resist...+ ver más

La única garantía que hemos tenido durante los últimos 25 años para resistir la arbitrariedad del poder en Colombia, ha sido la rama judicial. Duélale a quien le duela, todos los avances en materia social y protección de derechos, no han provenido ni del presidente, ni del congreso, ni de organismos internacionales, en fin, sino de las decisiones de JUECES, sobre todo en materia de tutela. A quién acudimos cuando nos violan nuestros derechos, por ejemplo, una EPS o un Alcalde? Sí señor, a un juez, con capacidad de dar órdenes. Imagínese lo que pasaría si no existiera. Entonces, si bien estos escándalos son graves, y deben tomarse medidas serias para corregirlos, son muy ingenuos lo que no se dan cuenta que el poder judicial ha sido el único que ha atajado a los mismos de siempre para que puedan seguir haciendo lo que les da la gana. Todos contra la justicia!! Ojalá nunca la necesitemos.

jausa

13 de Marzo

0 Seguidores

Lo que dide es mayoritariamente cierto, por eso duele lo que pasa en la Corte ...+ ver más

Lo que dide es mayoritariamente cierto, por eso duele lo que pasa en la Corte Constitucional que ha sido sin duda la institución que más ha hecho en el sentido que anota. Hay que sacar a los corruptos pero hay que proteger la institución. Una observación al margen, en los últimos 25 años hay una entidad que ha generado más logros que la justicia: la asamblea constituyente, que dreo la Corte Constitucional, la tutela y una carta de derechos muy generosa. Solo para recordar lo que puede hacer el país cuando la política no es controlada por los clientelistas y corruptos de siempre.

DIDUNDI

12 de Marzo

3 Seguidores

Estos enredos judiciales, precisamente d quienes participan en la elaboración...+ ver más

Estos enredos judiciales, precisamente d quienes participan en la elaboración d las normas constitucionales y jurídicas. El circulo es el mismo x ello los cambios no serán relevantes JAMAS.
La endogamia corrupta a nivel d las altas cortes es tocar fondo, si hay algo peor q esto, q alguien me diga.
Es no es de separación de poderes o como le llamen; aquí hay un tema ÉTICO q parte d la educación q debimos recibir incluso desde 20 años antes de Ser concebidos , la educación inicial posterior y la q sigo reclamando HACE RATO aquí en LSV; las instituciones educativas. Esas q "educan e instruyen" a los hombres q manejaran el país, x lo q son llamadas las "mejores universidades".
Aquí se habla d cátedras d todo tipo para frentear cualquier coyuntura, pero nunca he visto q se ponga en tela de juicio el aporte ético-moral q las más importantes instituciones educativas están en la OBLIGACIÓN d impartir.
Un país d "hombres muy probos" educados en las "mejores Universidades".

Henry Castro Gerardino

13 de Marzo

140 Seguidores

El asunto parece complejo y no debería serlo, total se trata de instituciones...+ ver más

El asunto parece complejo y no debería serlo, total se trata de instituciones que si no funcionan bien debería haber mecanismos que lo hicieran corregir el rumbo.Quizas no nos hemos atrevido a meterle mano, así que una constituyente podría ser la herramienta adecuada. Comparto el criterio de que los jueces y magistrados, usualmente son los peor preparados en las academias pero con fuertes vínculos políticos. Bueno, los concursos para ocupar cargos podrían resolver el problema aunque siempre existiría el temor a comprar y falsear los resultados. Otro es el control de resultados. Los abogados litigantes saben qué juzgados son eficientes y cuáles no, así que existiría un organismo que sancionara a los ineficientes con la pérdida del cargo. Eliminar los permisos, los paseos, los nombramientos o al menos limitarlos a tres días por mes no acumulables. Revocarlos sería una forma de mostrarles nuestro desprecio por su conducta.

DIDUNDI

13 de Marzo

3 Seguidores

P. I. L. D. O. R. A. S
--Ningún revocatoria de nada, el ahogado no se bus...+ ver más

P. I. L. D. O. R. A. S
--Ningún revocatoria de nada, el ahogado no se busca río arriba.
--
--En un país donde hay carteles hasta para una cagada, q más da uno en las altas cortes?.
--el prontuario de Pretel sigue en aumento.
--FUribe sigue manejando la agenda de paz interna. No lo hace directamente, pero ahí están Holmes, el Sr de la barba ex comisionado de paz y x otro lado Godofacho, todos actuando de mensajeros a titulo "personalísimo". Poco a poco se acerca a tomar el bus de La Paz antes q lo deje el tren. Ojalá aproveche esta oportunidad q es de las últimas.
--sospecho pecho, presiento siento, especulo..... Creo, ....que algo grande de la Habana se acerca.

Flavio Pinto Siabatto

13 de Marzo

0 Seguidores

'Cambio incremental' en criollo significa que un acto legisltivo se 'increment...+ ver más

'Cambio incremental' en criollo significa que un acto legisltivo se 'incrementa' con micos titís, chimpancés y orangutanes hasta convertir la idea original en su antítesis o en su hipótesis.
Desde 1991 venimos con el 'cambio incremental'. Resultado: una constitución desmembrada, y un sistema más corrupto de aquel que pretendía reformarse.
El problema es el régimen.

Prada

14 de Marzo

1 Seguidores

En el mismo sentido, y también en criollo, un 'cambio incremental' es uno que...+ ver más

En el mismo sentido, y también en criollo, un 'cambio incremental' es uno que 'incrementa' las ventajas comparativas de la persona o grupo que hace el cambio (el cambiador).
"O cambiamos o nos cambian". Cambiemos para que no nos cambien (noble intención). Cambiemos lo suficiente como para perdurar sin realmente cambiar. Cambiemos la manera de hacer la cosa sin cambiar la cosa. Cambiemos para que todos volvamos a estar cómodos por un rato con la misma cosa ("mi cosa").
Un cambio incremental es uno de tamaño suficiente como para crear la ilusión de cambio pero no tan amplio como para que la ilusión se convierta en realidad. Un cambio modesto a una situación desastrosa no le cambiará nada a la situación pero el cambiador puede evitar que lo cambien o llegar a sufrir cambios mayores que pudieran realmente incomodarlo.
Por otro lado, un 'cambio radical' es uno que se 'radica' (en el congreso, por ejemplo) y que luego, mediante estrategias excrementales, se convierte en incremental.

Flavio Pinto Siabatto

14 de Marzo

0 Seguidores

Nuevo: me encantaría llamarte por tu nombre, y al gato también. Por qué no ...+ ver más

Nuevo: me encantaría llamarte por tu nombre, y al gato también. Por qué no dejan el miedo?
El gato tiene razón con lo de la comisión de tv, pero no sustancial. La cuestión de fondo es si el legislador es idóneo para realizar los cambios que el país requiere. Muchos: ordenar de una vez por todas los derechos de propiedad sobre la tierra, el sistema de impuestos (que todos paguen, y que paguen más los que más tienen), el sistema de contratación -el verdadero soporte del régimen politiquero; el nombramiento de los representantes de la justicia; la financiación de la educación y el sistema de salud. Son puntos esenciales que el régimen corrupto es incapaz de resolver -visto, probado y confirmado!
El asunto es si el país está dispuesto a contruir un modelo constitucional que eche adelante a la gente, la economía y la sociedad, y si el país decide comprometerse con ese modelo.

Prada

14 de Marzo

1 Seguidores

Flavio: Te saltaste la pregunta relevante ¿por qué no ponen su nombre propio...+ ver más

Flavio: Te saltaste la pregunta relevante ¿por qué no ponen su nombre propio? Decidiste (arbitrariamente) que se debe al miedo, ¿por qué no dejan el miedo?
Mis respuestas:
1. Un seudónimo porque en el contexto de LSV mi nombre propio es irrelevante. Dice más el alias Nuevo (en LSV, aunque ya no tanto).
2. Porque sí existen razones para el miedo. Vivo a pocas cuadras de donde no pudo seguir viviendo el profesor Alfredo Correa de Andréis (Para el expediente: Nunca lo conocí personalmente, ni su trayectoria, ni sus andanzas, ni sus ideas, pero sé que ofendió a quien no debía, dando su nombre y número de cédula).
3. Porque LSV ha sido declarado oficialmente como "grupito peligroso" (muy recientemente).
4. Porque me complace pensar que los comentarios que escribo los hubiera podido escribir cualquiera.
Pero tu llamado de atención vale. 'Nuevo' no es un seudónimo apropiado. Hice un 'cambio incremental' a 'Prada' (como me llamaban en el colegio, hace añales).

jujogol

16 de Marzo

0 Seguidores

...POR EL MOMENTO QUE ESTA PASANDO COLOMBIA Y VARIAS DE SUS INSTITUCIONES, EN ...+ ver más

...POR EL MOMENTO QUE ESTA PASANDO COLOMBIA Y VARIAS DE SUS INSTITUCIONES, EN ESPECIAL, LAS ALTAS CORTES Y EL CONGRESO,...ES UNA OPORTUNIDAD ÚNICA PARA PENSAR QUE SE DEBE REALIZAR UN GRAN CAMBIO, EN EL CONGRESO, MODIFICAR LA LEY 5º DONDE ELIMINE SUS FORMAS DE ACTUAR, TIEMPO DE LABORES, HORARIOS, DÍAS, VACACIONES, ENTRE OTRAS, PUESTO LO QUE HAY O EXISTE ES VULGAR...E INJUSTO CON EL RESTO DE LOS 47 MILLONES DE COLOMBIANOS....MÁS JUSTICIA Y EQUIDAD, SABIENDO LOS BILLONES DE PESOS QUE CUESTA ESAS GUACAS QUE TANTO PROTEGEN EN ESTOS MOMENTOS DE PROBLEMAS FISCALES..

eliaschacon

18 de Marzo

0 Seguidores

Entre otras fuentes de corrupción y de elitismo y de favoritismos y de intrig...+ ver más

Entre otras fuentes de corrupción y de elitismo y de favoritismos y de intrigas, la selección de la tutela en la Corte Constitucional. Urge buscar un mecanismo ágil, diáfano y sólido. Además, la segunda instancia de la tutela en los tribunales y Corte Suprema y Consejo de Estado, está asignada a noveles abogados y practicantes estudiantes de derecho, inexpertos y pegados a cartabón. (Baste leer cuántas decisiones se perciben pegadas y hasta con nombres que no corresponden al de las partes.) Ahora la segunda instancia utiliza, todos a una, el eufemismo que todo dice para no decir nada: "razonable interpretación [del juez de primera instancia]que no contiene una ostensible violación de un derecho fundamental".