Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Lucas Ospina · 05 de Marzo de 2015

10677

13

Se habla tan mal de la guerrilla, que algo bueno debe tener, en especial las F.A.R.C., o las F.A.R., como las llama el presidente, perdón, ex presidente Uribe; mediante un gazapo verbal que aparenta una mala dicción, propia de su pretendido carácter cerril y provinciano —que le da buenos réditos con un amplio sector de la población colombiana—, el ex presidente, gracias a las astucias del lenguaje tan propias de la genialidad comunicativa de este loco del poder, resta una “c” y le quita el tapizado geográfico a esa “fuerza armada revolucionaria”.

¿Y qué tienen de bueno las F.A.R.C?

Al parecer la guerrilla es mala, tan mala que ahora no se sabe si meterla a la cárcel o no, si perdonarla o autoperdonarnos todos, o si dejarla hacer política en vista de que si “la guerra es la continuación de la política por otros medios” (Clausewitz), la política puede ser la continuación de la guerra por otros medios. Al menos esto fue lo que se hizo en el Siglo XIX en Colombia, con tanta pequeña guerra que hubo. A esas guerrillas decimonónicas, fueran conservadoras o liberales, del bando o estirpe caudillista que las hubiera originado, fueran atroces o corteses, o cancillerescas en sus élites y estratégicamente bestiales en sus bases, se les ofreció control territorial y estatal a cambio de la paz, una negociación de perdón y olvido tan, pero tan efectiva, que hasta hoy pocos recuerdan que en el ADN de los partidos actuales, y de muchas de las familias de abolengo entroncadas en el statu quo colombiano, hay guerrilleros (o tatatarabuelitos  paramilitares para decirlo con ternura).

Bien que a la guerrilla actual se le ofrezcan instancias de representación política para que deje de usar las instancias violentas e irremediables de la presentación armada, que pasen de las balas, las minas, la extorsión, el crimen y el reclutamiento forzado, al juego de la democracia. De este gran paso para la guerrilla, de la lucha armada a la vida civil, da cuenta el escritor Horacio Martínez Moya en un pequeño fragmento de su novela El Asco, Thomas Bernhard en San Salvador:

“Y lo peor son esos miserables políticos de izquierda, Moya, esos que antes fueron guerrilleros, esos que antes se hacían llamar comandantes, ésos son los que más asco me producen, nunca creí que hubiera tipos tan farsantes, tan rastreros, tan viles, una verdadera asquerosidad de sujetos, luego que mandaron a la muerte a tanta gente, luego que mandaron al sacrificio a tanto ingenuo, luego que se cansaron de repetir esas estupideces que llamaban sus ideales, ahora se comportan como las ratas más voraces, unas ratas que cambiaron el uniforme militar del guerrillero por el saco y la corbata, unas ratas que cambiaron sus arengas de justicia por cualquier migaja que cae de la mesa de los ricos, unas ratas que lo único que siempre quisieron fue apoderarse del Estado para saquearlo, unas ratas realmente asquerosas, Moya, me da lástima pensar en todos esos imbéciles que murieron a causa de estas ratas, me produce una tremenda lástima pensar en esos miles de imbéciles que se hicieron matar por seguir las órdenes de estas ratas, en esas decenas de miles de imbéciles que fueron a la muerte entusiasmados por seguir las órdenes de estas ratas que ahora sólo piensan en conseguir la mayor cantidad de dinerito posible para parecerse a los ricos que antes combatían, me dijo Vega.”

La diatriba de Martínez Moya es una caricatura, media verdad o verdad y media. Pero, ¿lo bueno de la Guerrilla estará por venir tras su desmovilización?

Sin la ecuación de la lucha armada tal vez las facciones políticas que no han llegado a la presidencia, y que han sido asociadas, por lo “izquierdosas”, a la guerrilla, logren tener más arraigo; de ahí la jugada del discurso “derechoso” de traducir el “coco” de la guerrilla al término más cercano en el tablero geopolítico de la región, el “castro chavismo”, y de graduar a cualquier fuerza de oposición o gobierno futuro bajo ese espectro que tanto asusta, sobre todo a un amplio sector de la clase media y la clase alta.

Es claro que sin el sambenito de la guerrilla algo va a cambiar en la izquierda, o en el centro izquierda, o en la social democracia, o en la social bacanería, o como se quiera llamar a cualquier fuerza no contenta con el estado actual del contrato social. O tal vez todo cambie para que todo siga igual, y veamos políticos inspirados en el congreso, los concejos, las alcaldías y las gobernaciones que tomarán decisiones que ningún derechista habría de tomar para convertirse en el blanco de los grandes medios periodísticos cuando emparentan su agenda noticiosa con el interés de todos esos poderosos que temen perder los privilegios —y el poder— adquiridos en alianzas antiguas que solo los “izquierdosos”, al parecer, quieren revisar. Un avance social: a los "izquierdistas" ya no los asesinan como a los más de tres mil militantes de la UP, ahora se les decreta una "muerte política" en la picota pública de las cortes de justicia y los medios. Y tal vez entre estos mismos políticos veremos a disidentes tan inspirados como incompetentes para administrar, llenos de soberbia y caudillismo, incapaces de trabajar en equipo, voluntariosos, mesiánicos, tercos para aceptar ideas sensatas solo porque provienen de la facción política opuesta.

Tal vez lo que quede sea solo un plato típico del “canibalismo de izquierda”, una comunidad de individuos negados para armar una sola fuerza capaz de dar un golpe electoral que logré una variación política radical y que le cambie el cauce al flujo atrabiliario del capital. A fin de cuentas, en todas las otras facciones todas las partidas se arreglan y componen con dinero, untando el estiércol del diablo aquí y allá, pero cuando la pelea es de ideas, de altruismos y de ver quien es más santo que quien, no hay cheque o contrato por debajo de cuerda que lime asperezas y ponga a andar la aplanadora política (la corrupción como factor de cohesión nacional).

Lo bueno de la guerrilla de pronto solo está en su estado actual y no en la promesa del movimiento político. Pero, ¿qué de bueno tiene la guerrilla en Colombia? 

La guerrilla nos recuerda que hay una realidad por fuera de la ciudad, más allá de la finca de recreo, del ecoturismo o de la carretera con los soldaditos como postes que saludan dando parte de tranquilidad. Esta misma guerrilla que jode y jode a los campesinos y se lleva a sus hijos, por obligación o por atracción, es lo único que nos echa en cara a los urbanos cosmopolitas una incierta —y cada vez más remota— realidad rural, es un cáncer que indica un desbalance en la química del cuerpo nacional. La guerrilla es un mal que ha insistido sobre las falencias del Estado por fuera de las ciudades, en el campo que ahora estará peor, porque todo indica que esa vida de algunos cientos de miles de campesinos es un lujo que esta sociedad no se puede dar. El futuro estará en la educación, así sea en tabletas sin internet, o con un plan de datos amarrado a un facebook que datea al mejor postor, pero no en organizaciones de base como los cabildos, chagras, cooperativas, reservas o asociaciones campesinas, que hoy por hoy son un ornamento pluralista que impide el desarrollo pleno del gran capital en esas zonas y que insiste en darle garantías a unos cuantos chancletudos en una zona donde la tradición es la bota feudal. Además, estas iniciativas civilistas para este pequeño 20% de rurales le resta recursos al tipo de seguridad que de verdad nos importa al 80% de los colombianos: que no nos roben el celular en la calle de un gran municipio o ciudad.

La vida del campo es dura, idílica para el citadino y el pintor de fin de semana que la retrata en acuarela pero sin descanso dominical para el que la vive, sin embargo, para algunos, casi 1 de cada 5 colombianos, es un escenario posible, pero lo sentimos, eso de la vida en el campo es una ilusión romántica, ultramontana, un apego al territorio tan ancestral como anticuado. De ahora en adelante la agenda del progreso indica que lo lógico será que el campo ya no exista, que los paros campesinos no existan o que cualquier Ministro de Agricultura que intente una reforma agraria incluyente y equitativa, deba salir por la puerta de atrás y resignarse a escribir sus memorias de lo que no pudo ser (como Juan Camilo Restrepo).

Lo otro que hace la guerrilla, en su estado actual, es ayudarnos a los colombianos a elegir presidente. La verdadera subversión no consiste en volar puentes y oleoductos, en secuestrar o masacrar, sino que ocurre por una carambola, hace que los candidatos a la presidencia tengan que dejarle un espacio a su agenda para responder a la incógnita de estos ejércitos clandestinos y les toque probarse en público como matemáticos de lo social. Claro, sin entrar en contradicción flagrante con otros factores, determinantes en esa ecuación, como el de contar con el apoyo tácito del otro “presidente” del país, quien por estos días, o cientos o miles de días, es Luis Carlos Sarmiento, listado entre las 80 personas que en el mundo tienen la misma riqueza que suma todo lo que poseen 3500 millones de habitantes.

Lo extraño es ver a los candidatos a presidentes lidiando por lo alto (Sarmiento) y por lo bajo (Guerrilla). Es bueno, saludable y hasta cómico ver a estos políticos hacer estas piruetas arribistas y barriobajeras, por ejemplo, ver cómo Pastrana fue elegido por tomarse una foto con un guerrillero y luego fue puesto en ridículo, al lado de una silla vacía, cuando el líder guerrillero lo dejó plantado ante el altar mediático de la paz; o ver a Uribe Presidente, el poderosísimo, trayendo a Chávez, su opuesto y simétrico opositor, para poder hacer juntitos la tarea de una salida negociada con la guerrilla, o ver a Santos jugando al policía bueno y al policía malo con su Ministro de Defensa o saliendo reelegido a presidente, con una mínima diferencia, gracias al comodín de la paz.

La guerrilla, por efecto y defecto, con tragedia y comedia, nos recuerda que hay otro lugar más allá de estas pantallas donde yo escribo y usted lee, y a la vez, con su dominio temporal y contingente, con su pico y placa de poder, hace que en el juego de monopolio que se da en cada región, y en el país entero, haya algunas propiedades inciertas que siguen sin vender. La guerrilla, un actor más en el homogéneo panorama del país, es —quizá como lo que queda de la riqueza natural que la misma guerrilla ha expoliado y sin querer ayudado a conservar— una especie en vía de extinción en el paisaje colombiano.

Adiós a la guerrilla, bienvenidos a un nuevo y viejo país.

Comentarios (13)

juan manuel rodríguez. c.

05 de Marzo

1 Seguidores

El autor decodifica la aridez de los conceptos con los que a veces se juega o ...+ ver más

El autor decodifica la aridez de los conceptos con los que a veces se juega o se descresta en el mundo académico, por ejemplo, tornando agradable su propio escrito en virtud de lo anterior. Pero las ideas centrales no tornan novedoso los enunciados, afirmaciones o hipótesis que se esbozan sobre la guerrilla como sí lo es el estilo, la ilustración y la presentación del artículo. Que la guerrilla ha ayudado a elegir Presidentes o que su existencia nos permite conocer el mundo rural son afirmaciones que demandan la profundización, requieren adentrarnos en los intrincados nudos de la complejidad de un fenómeno que probablemente la misma realidad histórica ha desplazado para volverlo no vigente. Tanto así que, contradictoriamente, la necesidad de la misma lucha armada para la defensa de los derechos sociales, económicos y ambientales exige hoy que esos mismos grupos pacten su disolucion como necesidad apremiante de la sociedad colombiana en el momento actual porque se volvieron anacrónicos

GMolano

05 de Marzo

0 Seguidores

Delicioso escrito. Mejor ilustrado. Mis mas sinceras felicitaciones. No hay qu...+ ver más

Delicioso escrito. Mejor ilustrado. Mis mas sinceras felicitaciones. No hay que agregarle una coma.
Es curioso porque el primer comentario refleja lo reaccionaria que puede ser la sociedad pensado que los culpables son tres pelagatos que tienen ciertos matiz ideológico y "supuestamente gobiernan" en consecuencia. Quien quiera que tome un libro de historia contemporánea colombiana puede concluir que acá gobiernos de izquierda nunca ha habido -ni siquiera en lo local-, porque somos tan godos que nos causa alergia.
Para quien haya tenido el chance de tomarse un guarapo de piña en un paraje sin nombre de nuestra geografía y haber compartido con las personas que realmente han vivido en medio del conflicto, puede saber que lo mejor es que esa vaina pare. Porque es excusa para muchas canalladas sin justificación alguna.

Ciro Alberto

06 de Marzo

0 Seguidores

Bueno, pues puede ser que la guerrilla sólo exista para 1) "recordarnos" que ...+ ver más

Bueno, pues puede ser que la guerrilla sólo exista para 1) "recordarnos" que existe un campo inmodificable, 2) ser utilizada políticamente por el partido con chance de mandar y 3) para ser erradicada. Muchas gracias por el artículo. Sin embargo uno se queda pensando en porqué el discurso de la desigualdad que no "se" puede eliminar, el discurso de cómo el poder es inaccesible sin plata, el discurso de cómo la protesta por cualquier cosa, hasta que el agua del acueducto no llega, resulta en asesinato del protestante es un discurso tan pero tan, pero tan convincente. Ese discurso es "lo bueno" de la guerrilla: el discurso de el que resiste la opresión armada sin esperanza de tener éxito, por puro valor.

harriarq

06 de Marzo

0 Seguidores

Es una clara solicitud a repetir la historia y dejar al azar el resultado... l...+ ver más

Es una clara solicitud a repetir la historia y dejar al azar el resultado... la ironía es que realmente así es como se actúa, ese es el camino fácil que se prefiere para la Paz.. Perdón y Olvido... Perdón sin disculpas, sin penas y sin glorias y olvido con una nueva y fantástica historia escrita sobre lo que les convenga, la FAR serán LAS FARC con la "historia de lucha por el pueblo" y en dos generaciones... si llegamos... podrían ser próceres o mejor en dos años se hará una novela de RCN sobre Timo el héroe, o el campesino de la toalla en el hombro, que no sembraba alimento sino minas...
Todo es posible partiendo del manejo amañado de los argumentos

DIDUNDI

06 de Marzo

3 Seguidores

Q exquisita la puesta d Lucas, excelente correlacion escrita y visual, ojalá...+ ver más

Q exquisita la puesta d Lucas, excelente correlacion escrita y visual, ojalá no lo desaparezcan como han hecho con otros excelentes como Albarracin, "Furibito ", el peludo de la Nacional y hasta los blognotas, junto a Cortés siguen sosteniendo esta sección.
Pero don' t Sorry, nos dejaron a Igvelez.
PD: eso si a veces un poco laaaargaaaaa y Yo con esta pereza luchando q no me llegue al .......

sinnombre

06 de Marzo

0 Seguidores

Lo bueno de quien violó a mi vecina es que me recordó que tenía vecina....+ ver más

Lo bueno de quien violó a mi vecina es que me recordó que tenía vecina.
Qué haríamos sin lo bueno de esos violadores.

Zamunda

06 de Marzo

0 Seguidores

"Lo bueno de la guerrilla" Por: Un mamerto cualquiera.
La verdad no me que...+ ver más

"Lo bueno de la guerrilla" Por: Un mamerto cualquiera.
La verdad no me quedan ganas de construir un comentario ni confianza en que vendrá un futuro mejor para Colombia tras leer esta apología, la cual, seguramente, muchos colombianos comparten.

Quasar 1970

07 de Marzo

0 Seguidores

A veces me emociono y creo que alguien va a dar el /paso que sigue/, pero sie...+ ver más

A veces me emociono y creo que alguien va a dar el /paso que sigue/, pero siempre me quedo esperando. Hablar bien de _el enemigo_ sería un paso al cristianismo que a tantos "cristianos" (incluyo los católicos) se nos "olvida" dar. Se "supone" que son "la inmensa mayoría" en Colombia, pero, como suele suceder, el Maestro de Nazareth siempre nos parece demasiado radical al llegar a ese punto, central en su discurso. Y eso que Él va más lejos, se atreve a hablar de /amor al enemigo/. Pero eso en Colombia se ha considerado falta de hombría o severo retardo mental, por usar palabras bonitas. Es muy humano también: los alemanes de 1939 también se consideraban cristianos y los japoneses civilizados cuando lanzaron la guerra de exterminio contra sus propios vecinos. Igual, los gringos salieron con que "estaban salvando vidas" cuando borraron del mapa a Hiroshima y Nagasaky, a pesar de ser un pueblo que gusta de tomarse la Palabra de Dios muy literalmente. (Sigo en el próximo)