Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Luis Guillermo Vélez Cabrera · 16 de Marzo de 2015

4480

17

Víctor Pacheco es el abogado lobista en el epicentro del mayor escándalo de la rama judicial en su historia. Los medios de comunicación lo han descrito como un abogado “civilista” famoso por dos cosas, por haber sido dirigente deportivo en los años ochenta y porque logró, según El Heraldo, que a mediados de 2014 el Tribunal Administrativo de Bolívar “condenara a la Nación a pagarle una indemnización de 210 millones de pesos porque se perdió dos días del Carnaval  2011, cuando en pleno viernes de festejos, la Policía lo capturó por una orden judicial que ya estaba revocada”. 

No obstante, a pesar del trauma causado por la ignominiosa detención en medio del Carnaval, el doctor Pacheco ha logrado reponerse profesionalmente de semejante atropello y, aún estando domiciliado en  Barranquilla, el año pasado hizo 40 visitas a las altas cortes en la capital. Esto es un testimonio de su compromiso inquebrantable con la administración de justicia: pocas personas convierten a los estratos judiciales en su segundo hogar.

A decir verdad muchas lo intentan. Parecería que en el mundo del litigio contemporáneo colombiano conocer a las personas que aplican la ley es mas importante, y ciertamente mas efectivo, que conocer la ley.

No es del todo extraño oír en los mentideros de abogados que fulanito de tal le está haciendo lobby a tal tutela, o que pascual desayunó con el magistrado tal para que le otorgaran la medida cautelar, o que este otro es amigo del fiscal menganito porque fueron juntos a la universidad, entonces ese el hombre que hay que contratar para que haga la defensa, y cosas por el estilo.

En mi opinión ésta es una manifestación más del fenómeno de politización de la justicia y de su contraparte, la judicialización de la política.

Resulta que hacer lobby por una causa no solamente es perfectamente legal sino que es la razón de ser de ciertas instituciones. La más obvia es el Congreso de la República, el ente político por excelencia, donde sus miembros actúan literalmente en representación de sus electores. Por eso se dice que los congresistas tiene un mandato, porque deben hacer lo que le dijeron a la gente que votó por ellos, qué iban a hacer.

De hecho, los ciudadanos tienen el derecho (con límites) a poner plata para que se elijan los congresistas que representan sus intereses y no los de los demás. Eso se llama financiación de las campañas políticas. En Estados Unidos, por ejemplo, darle plata (sin límites) a los políticos en campaña se considera un ejercicio del derecho a la libertad de expresión.

Hacer lobby ante las dependencias de la rama ejecutiva también es un ejercicio democrático. El proceso de reglamentación, que es una de las formas como se ejecutan las políticas públicas, es y debe ser, abierto a la participación de los ciudadanos. Por ejemplo, en Colombia los proyectos de decreto son publicados con el objetivo de que los interesados se manifiesten a favor o en contra.

Por otra parte, la ley le otorga a los ciudadanos colombianos una poderosísima herramienta de lobby: el derecho de petición. Esto no solo tiene el alcance tradicional del “derecho a las fotocopias”, o sea de recibir información, sino también el derecho a que las autoridades actúen en petición y, por lo tanto, en el interés del ciudadano particular. (Tristemente, el derecho de petición, que es un acto de participación política ciudadana, se ha reglamentado de tal forma por los abogados administrativistas que se transformó en un procesito cuasi-judicial).

El lobby ante el ejecutivo y el congreso se ha institucionalizado desde hace décadas. Existen organizaciones cuyo objetivo principal es influenciar legítimamente al congreso y al ejecutivo a favor de los intereses particulares de sus afiliados. Agremiaciones como la ANDI, FENALCO y ASOBANCARIA son lobistas, al igual que son las centrales obreras o las ONGs.

Sin embargo el derecho al lobby encuentra un límite cuando llega a la rama judicial. En buena medida el debido proceso es precisamente una herramienta en contra del lobby ante los jueces y por lo tanto, quien lo realiza o quien accede a él en el marco de un proceso judicial, actúa ilegalmente.

El proceso de interacción entre las partes de un proceso judicial y entre las partes y el juez está milimétricamente reglado por una sencilla razón: para asegurar imparcialidad. Mientras que los procesos realizados por el ejecutivo o el legislativo son en esencia políticos, donde se miden fuerzas políticas, los procesos judiciales son todo lo contrario. Son procesos donde se determina la aplicación de la ley sin importar la condición de los actuantes.

Curiosamente el fetichismo por el debido proceso en Colombia sirve para volver eternos los procesos judiciales y para declarar nulidades porque faltó un “chulo” o un sello en una hoja.  Pero los mismos que han hecho del procesalismo una religión son lo que se la pasan en la Bagatelle o en el Pomeriggio hablando con magistrados y jueces no precisamente sobre al calidad de los éclairs o la consistencia del mousse au chocolat.

En El Tiempo del pasado domingo se hacía la siguiente descripción sobre la relación entre un abogado y un magistrado de la Corte: “El magistrado Jorge Pretelt Chaljub y su amigo Rodrigo Escobar Gil se reunían casi todos los sábados en un reservado del piso 11 de El Nogal, exclusivo club capitalino del que ambos son socios. Sagradamente, de 9 de la mañana a 1 de la tarde, hablaban a puerta cerrada y solo interrumpían sus charlas para recibir documentos que usualmente les llevaban sus escoltas”.

¿Será que el símbolo de la justicia en Colombia debe seguir siendo una señora vendada con una balanza en la mano derecha?

Comentarios (17)

Jorge Ulises Casas Jerez

16 de Marzo

1 Seguidores

Desde que el poder judicial se partidizó, que no politizó, con la creación ...+ ver más

Desde que el poder judicial se partidizó, que no politizó, con la creación del Sindicato del mismo- ASONAL-JUDICIAL-se agravó el fenómeno de la corrupción y la compraventa de fallos en las altas cortes y en la mayor parte del entramado judicial. Salir de esta encrucijada solo es posible liquidando esas estructuras y se lograría en una nación federalista en donde las regiones podría elegir su propio Estado, como sucedió a mediados del siglo XIX en la Colombia Federal.

Prada

16 de Marzo

1 Seguidores

Esta sí me quedó clarísima. Un escrito lúcido y lucido. Me respondió preg...+ ver más

Esta sí me quedó clarísima. Un escrito lúcido y lucido. Me respondió preguntas que ni siquiera se me había ocurrido hacerme. Quedó palmario por qué el lobby judicial es corrupción al 100%, mientras que el lobby legislativo solo en menor grado (la lobitización de ...).
Espero que algún día, con esta misma lucidez, alguien nos ilustre sobre la monetización de la política y de la justicia (camufladas como politización de la justicia y judicialización de la política), y sobre la deseticización del derecho (Palabreja inexistente pero Google ya la registra). Aunque bien podría algún autor ser más ambicioso y lanzar un ensayo sobre "La monetización de TODO".
Ya conocemos algunas listas de precios: Cuánto vale una curul al senado, a la cámara, a un concejo municipal, a una junta de acción comunal; cuánto vale un fallo de un juez promiscuo, cuánto uno de la corte constitucional. Los precios no están siempre en pesos o dólares, pero un estudioso juicioso podría calcular las cifras últimas.

Prada

16 de Marzo

1 Seguidores

Cierto, así da lo mismo cualquier cosa, y entonces resulta fácil derivar a N...+ ver más

Cierto, así da lo mismo cualquier cosa, y entonces resulta fácil derivar a Nicolás Gaviria de un tipejo sin valores como Carlos Gaviria, o de una constitución sin límites como la del 91, a la que, además, los poquitos límites que imponía se le fueron desmontando a fuerza de cambiarle articulitos.
(De uno de esos cambios es nieta la magistratura del tal Pretelt, cuyo principal delito, probado en el estrado de los medios, es que nos puso a decir bobadas sobre ética, derecho, politización, judicialización, monetización, lobitización, cleptocracia, ...)
Pero sería interesante desarrollar un poco más el tema de cómo la constitución del 91 engendró a Nicolás Gaviria, pues ya que tenemos clara la genealogía de Pretelt magistrado, podríamos entretenernos un rato con esa otra historia. Apuesto a que si le preguntan a Londoño, dirá que NG fue parido por la "maldita tutela", y lo demostrará. Y así.
Y no es que los valores hayan desaparecido, sino que ahora tienen precio, además de valor.

Prada

16 de Marzo

1 Seguidores

También entendí que su intención no era enlodar a Gaviria (Carlos), pero li...+ ver más

También entendí que su intención no era enlodar a Gaviria (Carlos), pero literalmente lo hizo, porque le cae mal (presumo). Y como a mí Carlos Gaviria me cae bien (hasta ahí), pues su comentario me cayó mal, y aunque me quedó clara la ligereza, me pareció injusta e innecesaria la comparación. Y echarle la culpa a la del 91 por casi todos los males de la organización social actual tampoco me parece muy atinado (y toco madera).
La discusión sobre derechos me parece prematura, porque ellos se derivan de valores sobre los que no hay consenso, salvo los originados en la "evolución del espíritu gregario", que aunque llenos de excepciones, prevalecen: No matar, no robar, no mentir (este no se toma muy en serio, la verdad).
Un ejemplo: Conozco personas muy adultas (mayores de 90) que se quejan porque se perdió la "mística por el trabajo" (un valor). Y ponen como evidencia que las empleadas domésticas ahora trabajan menos horas que antes y ¡exigen prestaciones sociales y salud, y ...!

Prada

16 de Marzo

1 Seguidores

Vale. Tenemos que aprender a intolerarnos, una vez que aprendamos a irrespetar...+ ver más

Vale. Tenemos que aprender a intolerarnos, una vez que aprendamos a irrespetarnos: por qué, cuándo, de qué manera, en cuáles escenarios (serían válidos el irrespeto y la intolerancia).
Habría algunos problemas para resolver antes de emprender esta cruzada:
1. El respeto debería dejar de considerarse como un "valor".
2. No sería válido el reclamo ¡Respéteme!, si el juego es el irrespeto metódico y la intolerancia reglada.
3. Se debería respetar y tolerar la intolerancia y el irrespeto bilaterales.
4. La intolerancia y el irrespeto deberían ser explícitos, abiertos, sinceros.
Entonces, aprenderíamos a vivir segmentados, en guetos bien definidos. Claro que como habría tantos atributos transversales para agrupar, la logística social podría resultar un poco complicada y se perderían muchas economías de escala. Al darnos cuenta de esos inconvenientes, iniciaríamos un proceso de tolerancia parcial, y después, ... No sé por qué, pero me suena que algo de eso ya está en la historia.

Kakumen

16 de Marzo

0 Seguidores

Está clarísimo el artículo, muy explicativo. A propósito de aquél "jurist...+ ver más

Está clarísimo el artículo, muy explicativo. A propósito de aquél "jurista" que alega que la ética nada tiene que ver con el derecho, debe recordarse que los ordenamientos que regulan la función de los jueces están llenos de normas de contenido moral o ético. Lo que se busca es que el Juez sea pulcro, que su trabajo no genere dudas y sí confianza. Por eso, a ellos les es exigible un más alto nivel de decencia, mayor que el de un taxista, por ejemplo y son ganas de ofender. El modelo del Código de Ética Judicial Iberoamericano, que fue adoptado por Colombia, señála que el bien más valioso del juez es su independencia, y que su deber es cuidarla no permitiendo influencias de ningún tipo, fallando siempre según el derecho y no según conveniencias o inconveniencias. Pretelt faltó a la ética de su oficio y, además, al derecho que lo regula. Por eso es indigno, debe renunciar por la falta ética, y además debe recibir sanción según el derecho aplicable a su caso.

DIDUNDI

16 de Marzo

3 Seguidores

'A mi me parece divertido y hasta chistoso' la forma q el autor diferencia ent...+ ver más

'A mi me parece divertido y hasta chistoso' la forma q el autor diferencia entre Lobby y corrupción como si en Colombia Estos conceptos no estuvieran relacionados extrechamente. Es +, hasta lo justifica xq A SEGÚN El, los colombianos le dimos el derecho y las facultades d Lobiar a través del voto, a nuestros hombres bien del congreso.
Lobby en Colombia es sinónimo d corrupción, no es simplemente q se tergiversa el concepto así como se ha hecho con el d burocracia, más aun, el Lobby es parte d esa burocracia mal aplicada q aquí se practica. Y esto no es nuevo. Creer q Pretel es el unico o q sea la primera vez q el señor haga CORRUPCION, ve perdón Lobby d este tipo, es una mentira absoluta. Somos el pais d los carteles, las instituciones se pelean no x la menos corrupta, sino x la q menos se le note; mejor dicho la q mejor logre camuflar nuestra eterna olla podrida, la CORRUPCIÓN.
No encuentro justificación xq' una decisión q se tiene q tomar en derecho se tenga q someter a Lobbys.

alejandro alegre

18 de Marzo

0 Seguidores

Una cosa es el loby y otra cosa es la tramoya y el contubernio que son delitos...+ ver más

Una cosa es el loby y otra cosa es la tramoya y el contubernio que son delitos, la tramoya es el engalo tipico de nuestros dirigentes y el contubernio si que es delito que debe ser castigado con la ley como por ejemplo los cohechos!

Gustavo Adolfo

18 de Marzo

0 Seguidores

Colombia culturalmente tiene tendencia al amiguismo y en la justicia lo comenz...+ ver más

Colombia culturalmente tiene tendencia al amiguismo y en la justicia lo comenzamos con formalismo, que un juez coma con sus amigos abogados no debería tener nada de malo, pero como culturalmente esperamos que los amigos se ayuden entre si todos sospechamos, tenemos que aprender a separar lo social de lo profesional.
Sin embargo lo que paso en la corte no fue lobby, fue un intento de soborno, al parecer fallido, pero que al no ser denunciado a tiempo y corregido ejemplarmente a arrojado un manto de duda sobre los magistrados.

Rátigan

19 de Marzo

0 Seguidores

Hasta que punto es valido que Luis Guillermo escriba esto cuando ha sido socio...+ ver más

Hasta que punto es valido que Luis Guillermo escriba esto cuando ha sido socio de la lobbysta mas conocida del pais? http://www.dinero.com/negocios/articulo/los-reyes-del-lobby/133367
Creo que por objetivo que parezca el articulo...termina siendo una defensa personal a sus actividades de lobbying?

Henry Castro Gerardino

19 de Marzo

140 Seguidores

La aclaración sobre el lobby, creo yo, es ilustrativa y no moralizante. Por e...+ ver más

La aclaración sobre el lobby, creo yo, es ilustrativa y no moralizante. Por eso algunos la consideramos un buen artículo, aunque pudiera darse que no estemos de acuerdo con esa práctica, por el temor que nos asiste de que ese ejercicio esté contaminado por la corrupción, como parece suceder en la mayoría de los casos. El caso del magistrado Gaviria resulta pertinente traerlo a colación pues él promovió el derecho a la libre autodeterminación, aunque, es bueno decirlo, muchos estuvieron de acuerdo pensando que se abría una compuerta que generaba obstáculo a la determinación libre de las personas. Pero también es cierto que habiendo ganado terreno esta idea, son muchos los que hiceron de ella un salvoconducto para saltarse las reglas. Puede ser que Gaviria no la hubiera concebido así, pero lo cierto es que resultó peor el remedio que la enfermedad. Ahora vivimos aterrados bajo el imperio de pequeños dictadores, a los que todo les vale.

JUAN CARLOS APONTE ORDÓÑEZ

20 de Marzo

0 Seguidores

El lobby en la justicia no es otra cosa que corrupción y ese es el mal que aq...+ ver más

El lobby en la justicia no es otra cosa que corrupción y ese es el mal que aqueja la justicia, a las Cortes, la Fiscalía y de ahí para abajo todos los estamentos de la Rama Judicial. Hay que recordar que las corporaciones públicas, el Congreso, en especial, pero también las entidades territoriales y sus órganos de representación política, son reflejo claro de lo que es el país en todos sus estamentos, tanto por quienes están como por quienes no.

Flavio Pinto Siabatto

21 de Marzo

0 Seguidores

Un símbolo más representativo podría ser una senhora montada en uno de los ...+ ver más

Un símbolo más representativo podría ser una senhora montada en uno de los platillos, con un ojo vendado (símbolo de su miopía), y el otro mirando las pesas de oro en el otro platillo.