Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Sofía Matiz · 26 de Febrero de 2019

250

0

La nota de Noticias Rcn sobre el embargo del dinero de la reposición de votos de Gustavo Petro es verdadera.

El 18 de febrero se conoció un documento en el que la Contraloría Distrital de Bogotá solicitó al Consejo Nacional Electoral (CNE) que embargue los 23.871’519.900 de pesos que le corresponden a Colombia Humana por reposición de los votos que obtuvo la campaña presidencial de Petro en 2018.

De acuerdo con la Contraloría, el embargo busca que Petro pague una multa de 40.500 millones de pesos por detrimento patrimonial cuando, siendo Alcalde, participó en la compra de 218 vehículos para recoger basuras de Bogotá.

La Contraloría le pidió al CNE no consignar ese dineros en la cuenta de la campaña de la Colombia Humana, sino que los deposite al Banco Agrario a su nombre como “títulos de depósito judicial”, el proceso usual para congelar plata mientras hay se define a dónde va.

Petro respondió en Twitter que esa solicitud responde a una persecución política y que los dineros de reposición de votos no son suyos sino de la campaña.

Para Blanca Durán, quien fue gerente de la campaña ‘Petro presidente’, la Contraloría se equivoca.

“(...)La reposición se hace sobre los gastos y las deudas de la campaña. Toda esa plata no está a nombre de Gustavo Petro, sino que entra a una cuenta bancaria de donde inmediatamente se paga más de la mitad de esa plata a los bancos y la otra mitad a los proveedores. No es posible que embarguen una plata que no es del candidato sino de los acreedores. Es ilegal embargar las cuentas de la reposición de votos”, dijo en entrevista en Semana.

Por eso, el embargo afectaría a proveedores y financiadores de la campaña, pues la idea de la reposición de votos es que el Estado contribuya a financiar las campañas después de realizadas, como en este caso.

Esa campaña se financió, en primera vuelta, con dos préstamos grandes, uno de Bancolombia por 12.000 millones de pesos y otro con Confiar Cooperativa Financiera por 2.000 millones de pesos, más 464 millones que pusieron personas naturales. Para segunda vuelta, el Banco GNB Sudameris prestó 5.000 millones de pesos y varias personas prestaron otros 754 millones de pesos.

Como ellos se quedarían sin recibir sus pagos, el 19 de febrero Bancolombia envió una carta al CNE pidiendo que hiciera caso omiso a la solicitud de la Contraloría, pues 14.435 millones le corresponden por un “crédito debidamente registrado ante el CNE y garantizado con la pignoración de los recursos provenientes de la resolución de gastos de campaña”.

El banco, que es parte del Grupo Empresarial Antioqueño, coincidió con Petro y Durán.

Dijo que la solicitud no es viable “en la medida en que la reposición de gastos no corresponde a recursos propios del doctor Petro, toda vez que por mandato expreso de la Constitución estos tienen destinación específica para atender los gastos de la campaña política y fueron pignorados preferentemente para garantizar los créditos otorgados a ésta”.

Por ahora el CNE no ha tomado ninguna decisión, que debe estudiar y definir en en alguna de las próximas sesiones de su Sala Plena.

 
 

Contexto