Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Esteban Lewin · 08 de Enero de 2019

5049

11

Terminó 2018, un año en el que La Silla mostró que está llegando a la adultez, con los logros y dolores que eso implica. Como siempre hacemos en esta época, compartimos nuestro balance de lo que vivimos como equipo este año.

Fue un año con varios motivos de orgullo excepcional.

Entre los mayores están que desde agosto hemos podido funcionar sin Juanita León, nuestra fundadora y directora que se fue de sabático. Aunque Juanita sigue a un correo de distancia, no participa en la gran mayoría de las decisiones cotidianas ni edita las historias, un cambio enorme frente a como funcionaba La Silla, y una primera prueba de que llega a la mayoría de edad.

También quedamos orgullosos de haber lanzado nuestro libro, El dulce poder, en la Feria del Libro, justo antes de las elecciones legislativas. No solo por el contenido sino porque fue un esfuerzo colectivo que lideró Juanita y que tienen capítulos que firmamos siete miembros del equipo de La Silla.

Un tercer motivo de orgullo es el Premio Simón Bolívar en periodismo de opinión en televisión a La Mesa de Centro, la apuesta de sátira en video de La Silla y Carlos Cortés, quien la dirige con total autonomía pero con el apoyo de La Silla Vacía.

Ese premio, y en general el éxito que ha tenido La Mesa, nos trajo el gran aprendizaje del año: debemos estar en redes de una forma más contemporánea, con contenidos nativos y pensados para ellas. Además de La Mesa, desde mediados de año armamos un pequeño equipo para ir experimentando en esa forma de narrar.

Liderado por Daniela Amaya, abrieron La Silla en Instagram, donde tenemos más de 50 mil seguidores, crearon productos como los instagramazos (el equivalente en esa red de nuestros ya tradicionales tuiterazos) de La Silla y han ido llevando a La Silla a tener una presencia mayor en las redes sociales, donde se informan decenas de miles de personas.

Son tantas, de hecho, que allí está nuestra principal frustración de 2018: no pudimos seguir verificando cadenas de Whatsapp porque la demanda nos sobrepasó de lejos, con decenas de solicitudes al día que no logramos atender. Eso nos trajo un problema de expectativas (personas que se molestaban por nuestra demora) y otro de selección (entre esa avalancha es más fácil errar a la hora de elegir qué cadenas debemos chequear, según nuestros criterios de relevancia).

Por eso, tuvimos que suspender el detector de Whatsapp, que esperamos retomar en 2019 a tiempo para contribuir a tener un debate de mayor nivel en la campaña electoral de octubre, que también será uno de nuestros grandes retos del 2019.

Estas serán las primeras elecciones locales con nuestras seis patas regionales funcionando, y en esa medida tenemos el gran desafío de cubrirlas aprovechando el conocimiento detallado de la política local que tienen La Silla Sur, La Silla Santandereana, La Silla Pacífico, La Silla Paisa, La Silla Caribe y la Silla Cachaca.

Ese desafío será grande porque ocurrirá justo cuando enfrentamos otro muy significativo, que es el fin de los grandes aportes de algunos donantes que ven a La Silla Vacía como un medio maduro, que debe ir creando sus propios ingresos. El gran reto del año pasado fue el anuncio de Open Society de reducir sustancialmente el aporte, para dejar de apoyar a La Silla en 2020, y la NED va en un camino similar.

Para eso hemos experimentado con varios productos y tenemos andando y creciendo a La Silla Académica y La Silla Llena que, sin ponernos a hacer cosas en las que no somos expertos y que nos alejan del periodismo, producen ingresos para sostener La Silla.

Posicionar esos productos para seguir creciendo es otro gran desafío.

Eso ha llevado a que los grandes donantes hayan aportado alrededor del 35 por ciento de los ingresos, cuando hace dos años era 54 por ciento. Esa reducción de dependencia nos crea otro reto que hemos logrado ir superando sin que La Silla deje de crecer: hoy somos 24 empleados, cuando hace un año éramos 18. ...

De hecho, el 2018 fue un año de crecimiento y de logros sin precedentes en audiencia e influencia: pasamos de lejos el récord de 980 mil usuarios únicos mensuales que logramos en las elecciones regionales de 2015 para lograr, en marzo, más de 1.341.000; por primera vez fuimos el medio más consultado en internet por los líderes de opinión en Bogotá, y el tercero del país.

Además, tuvimos un gran hit en nuestro curso de inmersión en Colombia para futuros dirigentes, que hicimos en alianza con el Cesa para que 30 personas de entre 28 y 45 años, de diferentes sectores, pudieran profundizar temas centrales - y muy diversos - del país.

Fue un éxito total. Quienes lo tomaron, que venían indistintamente del sector público y el privado, incluso pidieron que lo repitiéramos este año pero con otros temas para tomarlo de nuevo, pero preferimos abrirlo para que otras personas lo puedan tomar este año.

En un año de elecciones, las terceras nacionales que hemos cubierto, son varias las historias que nos hacen sacar pecho.

Aunque es difícil elegir entre las centenares que sacamos, el especial de elecciones a Congreso, con un tarjetón que incluía a más de 900 candidatos para que nuestros usuarios pudieran conocerlos y elegir usando varios filtros, fue un éxito.

Tanto así que CM& nos contactó para usarla en su cubrimiento en vivo el día de elecciones y Tatiana Duque, nuestra editora de La Silla Pacífico que maneja las cámaras como si trabajara en televisión, lo estuvo presentando ese día en vivo.

También nos encantó la serie de las emociones que movían a los electores de los candidatos presidenciales, porque nos permitieron entender las lógicas de una campaña electoral en las que los partidos políticos y las clientelas tuvieron muy poco peso, y porque le dieron la voz a más de 200 personas de a pie, de todo tipo y en todas las regiones, para explicar por qué querían votar por Petro o Duque, por Vargas, Fajardo o De La Calle.

En esos dos casos nos emociona particularmente saber que esos éxitos se lograron gracias a un trabajo en equipo grande, con periodistas de las seis sillas regionales.

Otras historias que nos llenan particularmente de satisfacción son las de poder empresarial, que suelen ser poco cubiertas en Colombia, encabezadas por la del enfriamiento de la relación entre el GEA y Sergio Fajardo, que escribió Sara Ruiz de La Silla Paisa.

Claro que no todo fueron risas y trabajo hasta tarde. Tuvimos un dolor grande con la oleada de críticas en campaña, sobre todo de quienes en el pasado habían sido cercanos a La Silla y sintieron que tomamos partido por Sergio Fajardo o contra Gustavo Petro.

Esas críticas dolieron, motivaron debates y preguntas dentro del equipo, y nos llevaron a tomar algunos correctivos, especialmente al hacer detectores de mentiras en vivo. Esperamos que eso nos haya llevado a mejorar.

De lo que estamos seguros es que nos llevó a una gran sorpresa que nos llenó de felicidad y que ayudó a que el equipo pasara la página: los SúperAmigos.

Eso porque este año también rompimos ese récord, al pulverizar el techo de los mil SúperAmigos para llegar a más de 1.200, incluyendo unos 30 que nos donarán mensualmente.

Eso nos llena de alegría y también implica un compromiso mayor, con ellos y con todos nuestros usuarios, de seguir haciendo un periodismo independiente, incluso de los mismos usuarios, pues nuestra meta es narrar lo que ocurre y dar elementos para comprenderlo, más allá de las preferencias de quienes nos leen y nos apoyan (y, en la medida de lo posible, de las nuestras y de nuestros sesgos y prejuicios).

Esas felicidades y dolores, esos logros y retos, fueron el último paso de la adolescencia de La Silla Vacía. Este año se viene nuestro cumpleaños número 10, que esperamos celebrar por lo alto, haciendo periodismo y con otras sorpresas que les iremos contando, y que seguramente mostrarán un proyecto más maduro, con menos dependencia de pocos donantes, con las patas regionales llenas de vida y con las ganas de que esta sea solo la primera de varias décadas de vida.

Comentarios (11)

Maatk

09 de Enero

0 Seguidores

Felicitaciones por los logros, coraje para los retos y agradecimientos por las...+ ver más

Felicitaciones por los logros, coraje para los retos y agradecimientos por las reflexiones que suscitan.

DIDUNDI

09 de Enero

3 Seguidores

Ya caminan solitos, ya Juanita puede dormir tranquila y casi no participa en l...+ ver más

Ya caminan solitos, ya Juanita puede dormir tranquila y casi no participa en las decisiones....., en fin: confirman q no son la versión periodística d Duque?

Giovanni Garcia

09 de Enero

0 Seguidores

Seguirán creciendo porque su trabajo es independiente y de alta calidad. ...+ ver más

Seguirán creciendo porque su trabajo es independiente y de alta calidad. 

HECTOR NI?O

09 de Enero

0 Seguidores

Felicitaciones por mantener la independencia periodística.  Seguirán si...+ ver más

Felicitaciones por mantener la independencia periodística.  Seguirán siendo un referente para una información y un análisis objetivo de la realidad colombiana

GMolano

11 de Enero

0 Seguidores

Chevere! Buen trabajo.
Este año se va a probar de nuevo en elecciones, si...+ ver más

Chevere! Buen trabajo.
Este año se va a probar de nuevo en elecciones, si existe una linea editorial #Tibia o si algunos lectores somos muy malpensados.

Feliz Año LSV!
 

Las historias más vistas en La Silla Vacia