Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Los árboles mueren de pie

En Bogotá, la gente que dice tener una mejor experiencia al moverse por la ciudad es la que transita al lado de árboles y zonas verdes.

Alejandro Feged Rivadeneira
Alejandro Feged Rivadeneira
Profesor Asistente en la Universidad del Rosario, en el programa de Gestión y Desarrollo Urbanos de la Facultad de Ciencia Política
16 Seguidores111 Siguiendo

0 Debates

19 Columnas

Columna

819

0

18 de Agosto de 2018

Uno de los primeros libros que recuerdo haber disfrutado en la vida fue una asignatura en el colegio. Debíamos leer Los árboles mueren de pie, una obra de teatro que trata de una red de personas que se confabulan para aumentar la felicidad de desconocidos. Una red de espionaje dedicada al bienestar colectivo (aunque con su lado oscuro también).

Desde mi tema de investigación, la ecología humana, las ciencias del comportamiento y la ecología de paisaje, me gusta pensar en el papel que tiene el ecosistema en las ciudades (o mejor aún, cómo el ecosistema de ciudad que construimos afecta nuestro bienestar).

Hay muchas teorías desde las cuales se puede pensar la interacción, como el modelo de , uno de los más apropiados, por solo mencionar alguno. El problema de dichas teorías es que es muy difícil plasmarlas en una hipótesis que se pueda probar con datos. ¡Hasta ahora! 

Los adelantos tecnológicos de los últimos años, de la mano de la ubicuidad de dispositivos digitales, hace que nuestro comportamiento sea medido y registrado al detalle y con una precisión impresionante. Los datos disponibles para cualquier especie son opacados en escalas dramáticas por los datos disponibles para humanos.

Ya quisiera un ecólogo que los individuos que estudia llevaran consigo un iPhone donde fueran, y que además estuvieran a diario generando información sobre sus preferencias políticas, amorosas y emocionales. Eso es, básicamente, lo que existe para humanos. Un perfil psicométrico espacializado y actualizado en tiempo real.

Ese perfil es utilizado a diario para vendernos productos que no necesitamos y para influenciar nuestras preferencias políticas. Es asqueroso, sí. Pero es una realidad, y a pesar de las resistencias que despierta en mucha gente, lejos de moderarse el fenómeno, lo más probable es que se incremente. Muchos de estos datos son puestos voluntariamente de manera pública por la gente en plataformas como Twitter, Instagram, blogs y todo tipo de redes sociales. 

La pregunta que me hago es: ¿por qué no podemos usar esta información para hacer un análisis que nos lleve a, como hacen los ecólogos en sus dimensiones políticas, abogar por medidas que aumenten nuestro bienestar? 

Hace un tiempo estoy dedicado a recopilar información de este estilo, desde imágenes satelitales, en redes sociales, y a través de encuestas y recopilación de datos de movilidad con ejercicios de clase.

Recientemente hice un ejercicio para explorar la manera como la cobertura vegetal afecta la cultura ciudadana. Esto, ante los arrolladores intereses de la Alcaldía de Bogotá para transformar el uso de suelo, y a mi juicio, basada en una concepción equivocada de los servicios ecosistémicos.

Para estudiar esto, hice un análisis espacial de la movilidad de los bogotanos, comparado con sus percepciones de calidad ambiental y de cultura ciudadana. Esta relación (por dónde se mueve la gente que tiene una buena percepción de cada una de estas dimensiones) la comparé con la cobertura vegetal de la ciudad (ver Nota metodológica al final).

Los primeros resultados arrojaron que había una asociación significativa y positiva entre la percepción de calidad de medio ambiente, la cultura ciudadana y la calidad de vida.

Luego, hice un análisis con la información satelital, y evidentemente, hay una relación entre los espacios verdes y mejor calidad de vida, cultura ciudadana y percepción de medio ambiente. 

Los árboles y espacios verdes cumplen una función social muy importante, especialmente en el sur de la ciudad, donde son escasos, pues quienes por allí transitan tienen una mejor experiencia de ciudad. Es algo que parece obvio, pero que es muy difícil de medir empíricamente con datos de movilidad.

A mí no me cabe la menor duda de que si ya consideramos que los ríos son sujetos de derechos, en un futuro pensaremos en el arbolado urbano como sujetos cívicos que, en su mayoría y al igual que la inusual organización dedicada al complot de la felicidad, aumentan el bienestar de quienes rodean.

Esperemos que en Bogotá no sea demasiado tarde cuando nos percatemos de las muchas bondades de tenerlos como co-habitantes de la urbe. En todo caso, morirán de pie y confabularán en aras de nuestra felicidad (salvo una que otra reacción alérgica) hasta su último día. Y, sin duda, habrá muchos dispuestos a defenderlos (afortunadamente). 

 

Movilidad de personas según su percepción de calidad ambiental por día y hora de la semana. Una muestra. En rojo quienes tienen una mala percepción, y en verde, positiva.

 

Movilidad de personas según su percepción de cultura ciudadana por día y hora de la semana. Una muestra. En verde quienes tienen una buena percepción, y en morado una mala.

 

La imagen de la ciudad:

 

La imagen del clasificador:

 

La reducción a verde-construido:

 

 

Un zoom sobre la RTVDH:

 

Así se ve la RTVDH en el satélite:

 

Otra más de la RTVDH.

 

El algoritmo de clasificación detecta bastante espacio construido. Sin embargo, se puede ver la conexión entre los cerros y el occidente de la ciudad, no solo por la reserva sino además por medio de los humedales.

 

Un zoom sobre el Humedal Juan Amarillo. Se ve muy bien en la imagen producto del clasificador.

 

Visualización de la heterogeneidad de los efectos. En azul, los más suaves, en rojo los más fuertes.

 

En verde, los lugares donde es significativo el efecto en el GWR. 

Nota metodológica: La cobertura vegetal (para facilidad la dividí solamente en dos valores: verde, construido), la construí entrenando imágenes satelitales de Landsat 5, con Modis como base y con un algoritmo Random Forest (para este tema, tenía que ser ese solamente por el nombre). Los resultados, lejos de ser perfectos, me parece que son bastante razonables y positivos.