Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Para las maestras en el 8 de marzo

El 8 de marzo conmemora los derechos conquistados por las mujeres. Nuestro propio desarrollo profesional y los procesos de aprendizaje de las niñas, son un elemento central de las conquistas pendientes, que sean un elemento central de nuestras reflexiones por estos días.

Adry Manrique
Adry Manrique
Educadora, ciudadana, asesora en temas educativos
110 Seguidores170 Siguiendo

0 Debates

7 Columnas

Columna

559

0

07 de Marzo de 2019

A mis maestras, toda mi gratitud, a mis colegas, toda mi admiración y sororidad. Convencida que lo que necesitamos es avanzar, cada vez más decididamente hacia una vida que nos dignifique y nos permita construir, en igualdad de condiciones, el país que necesitamos, pensé que es más apropiada una reflexión y la afirmación de lo que nos queda por hacer juntas.

A propósito de la conmemoración de las luchas feministas que dan lugar al 8 de marzo, puede ser momento para examinar algunas cifras de Colombia, que no sobra decirlo, en el 2017 fue el país 36 entre 144 en equidad de género, según el Foro Económico Mundial.

La educación es un reflejo de la sociedad Colombiana y por ende, de las brechas de género que impiden nuestro desarrollo, si observamos los colegios oficiales:

  • Predominan los rectores (67,7%) no las rectoras (32,3%)

  • Los directivos docentes son en su mayoría hombres (51,4%) no mujeres (48,6%)

Esto podría indicar que, la mayoría de los docentes son hombres y no que la docencia en Colombia sigue siendo una profesión predominantemente femenina, pero no, el 67% de las plazas docentes del sector público son ocupadas por mujeres, solo el 33% de los maestros son hombres.

En la educación superior el panorama no es mucho mejor, hay más docentes hombres que mujeres, esto en sector público y privado. A partir de estos datos, que son del Ministerio de Educación, surgen preguntas que pueden movilizar nuestras conquistas como mujeres y maestras:

  • ¿Acaso las mujeres estamos teniendo menor acceso a educación profesional o posgradual?

  • ¿Acaso la sociedad sigue considerando que la educación a nivel primario y básico no es una tarea profesional sino exclusivamente de cuidado?

  • ¿Cuáles son las barreras que como mujeres y maestras tenemos para asumir cargos directivos?

Quiero detenerme en el aspecto de la profesionalización porque si asumimos como cierto que la sociedad Colombiana y nosotras, las maestras, estamos considerando (aunque sea implícitamente) que las mujeres deben asumir roles de cuidadoras de preferencia, este panorama es especialmente grave porque somos nosotras, las maestras, las que podemos revertir imaginarios y estereotipos y promover que las niñas que hoy inician su trayectoria educativa se convenzan que pueden ser lo que quieran ser.

Hay investigación disponible sobre esto, Araya (2016) después de un meta estudio documental asegura que, en matemáticas, "diversas investigaciones han señalado la relación de inequidad que hombres y mujeres poseen respecto a las matemáticas y la responsabilidad que el profesorado tiene en su construcción". Por su parte, los resultados de 2017 de las pruebas saber 11, muestran esta brecha:

  • Ciencias naturales: puntaje hombres: 52,24 – puntaje mujeres: 50,36

  • Inglés: puntaje hombres: 49,94 - puntaje mujeres: 49,16

  • Lectura crítica: puntaje hombres: 53,35 - puntaje mujeres: 53,04

  • Matemáticas: puntaje hombres: 52,02 - puntaje mujeres: 48,43

  • Sociales y ciudadanas: puntaje hombres: 50,82 - puntaje mujeres: 49,72

¿Qué puede influir en el menor desempeño de las mujeres?, ¿las niñas tienen carga en sus hogares que los niños no?, ¿las maestras consideramos que es razonable exigir más a los niños?, ¿los niños tienen mejores condiciones de vida y por ende de aprendizaje que las niñas?. Ahí está el reto, en seguir luchando por la conquista y la garantía de los derechos de las mujeres y las niñas. Nuestro propio desarrollo profesional y los procesos de aprendizaje de las niñas, son un elemento central de este trabajo, que sean un elemento central de nuestras reflexiones por estos días.

 

Interactiva: