Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Gavilla contra Duque

Se asociaron el expresidente Cesar Gaviria, el Procurador gavirista Fernando Carrillo y el también gavirista Alejandro Carlos Chacón, presidente de la Cámara, para atenazar al presidente Duque en sus objeciones a la JEP.

Carlos Suárez @carlossuarezr
Carlos Suárez @carlossuarezr
CEO de Estrategia&Poder, consultor en marketing electoral y de gobierno.
16 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

15 Columnas

Columna

1770

2

16 de Marzo de 2019

Se asociaron el expresidente Cesar Gaviria, el Procurador gavirista Fernando Carrillo y el también gavirista Alejandro Carlos Chacón, presidente de la Cámara, para atenazar al presidente Duque en sus objeciones a la JEP.

Recuerdo a Fernando Carrillo recorriendo el Pais haciendo antesala, con su hoja de vida bajo el brazo, pidiendo el voto de los senadores en su campaña a la Procuraduría. 

El Senado - que lo conocía - estaba reacio a elegirlo; sin embargo, dos noches antes de la elección, desde Palacio arrancaron las llamadas de “Enriquito” Riveira a los congresistas para entregar el mensaje de su jefe Santos: sus votos deberían ser por Carrillo. 

Las mayorías que apoyaban a Maria Mercedes López se diluyeron y por el apartamento de Carrillo desfilaron, por orden presidencial, todos los barones electorales del congreso adictos a la mermelada de Santos. 

Así se definió el destino de quien hoy ostenta el poder de investigar, destituir e inhabilitar a todos los servidores públicos, incluidos los congresistas que definirán las objeciones que hizo el Presidente a la ley estatutaria de la JEP. 

Ese es el origen del procurador que esta semana salió de manera furiosa a defender la impunidad otorgada a las Farc por su elector (Santos), bajo la argumentación que el Presidente no podría objetar una ley estatutaria que ya había sido estudiada por la Corte Constitucional. 

Carrillo, acostumbrado como en pretéritas épocas de “séptima papeleta” a que la constitución sea tratada como la plastilina (que se moldea según se requiera acomodar), llega a la conclusión tinterillesca según la cual, el presidente no puede objetar por inconveniente una ley estatutaria pese a que la Constitución se lo permite de manera expresa. 

El Procurador Carrillo (candidato presidencial en ciernes desde su poderoso cargo, que aspiraba ser ungido por el “duquismo” -eso solía decir-), elegido por Santos, se alineó junto a la Corte Constitucional -de mayoría santista- para frenar las decisiones del Presidente Duque que buscan atajar la impunidad entregada a las Farc. 

Esta misma semana, esas mayorías Santistas de la Corte Constitucional, en claro mensaje al Presidente, fallaron sobre la extradición de los terroristas de las Farc, haciéndola en la práctica, imposible. Vimos en los micrófonos al magistrado Reyes dejarle claro al Presidente, a la justicia Norteamericana y a la sociedad, que pese a que un narcotraficante de las Farc hubiere seguido traqueteando luego de desmovilizado, la sala penal de la Corte Suprema no podrá otorgar la extradición de un requerido (como alias Santrich) sin tener en cuenta primero, la prevalecía de ser juzgado en Colombia por sus delitos de lesa humanidad o crímenes de guerra; es decir, habrá impunidad para el traqueto de las Farc que hoy siga en el negocio, ya que le basta con acogerse a la JEP para que la jurisdicción colombiana se aplique preferentemente y ya sabemos que las penas en esa jurisdicción, no existen.

A esta tenaza se une otro liberal gavirista, el Representante por Norte de Santander, Alejandro Chacón presidente de la Cámara de Representantes, quien acoge la tesis de su investigador, el también gavirista procurador Carrillo y en una inusual movida, consulta a la Corte Constitucional - poniéndola a jugar sin que tenga el chance legal para hacerlo en este momento -, preguntándole si debe o no dar trámite a las objeciones que hizo el Presidente a una ley que ya pasó por esa Corte en el momento en que le correspondía y por cuya inconveniencia, devolvió el  Presidente al congreso para que aplique el trámite que la Constitución y la ley 5 obligan. 

Nada tiene que volver a hacer la Corte Constitucional en este trámite, pese a lo cual, en coordinados movimientos, Gaviria, Carrillo y Chacón, la quieren volver a habilitar para que intervenga. 

Duro camino el que deberá transitar el gobierno para lograr materializar el mandato que le dieron las urnas, con unas instituciones aún cooptadas por el modelo que dejó instalado el infausto Juan Manuel Santos en el que todas las decisiones pasaban por el tamiz de la dádiva, el favor, el negocio y la mermelada.

Interactiva: 

Comentarios (2)

José Saramago ..

17 de Marzo

3 Seguidores

https://bit.ly/2FiEimP
Enlace: “LOS CALANCHINES DE SANTOS Y LAS FARC...+ ver más

https://bit.ly/2FiEimP
Enlace: “LOS CALANCHINES DE SANTOS Y LAS FARC”
“...el nombre de Roy Barreras, a quien cualquier adjetivo le queda corto, si de descalificarlo se trata. En esa misma línea de atravesarse como mula muerta, está la “honorable” Corte Constitucional, cuyos miembros hacen gala, sin reatos ni vergüenza alguna, de sus inclinaciones politiqueras y zurdas...”

https://bit.ly/2W67naq
“Ni choque de trenes ni desafío a la Corte”: Iván Duque.
Entrevista al presidente Iván Duque

https://bit.ly/2JjgraL
Objetar parcialmente una ley no es volverla trizas. Hoy, los catastrofistas (cataclismicos) modernos dicen que sí.

#EnvidiaPorNoSerQuienAcabóConLasFARC

17 de Marzo

0 Seguidores

Los fanáticos enemigos de la paz con las FARC, mienten para aterrorizar a la ...+ ver más

Los fanáticos enemigos de la paz con las FARC, mienten para aterrorizar a la población. Hasta los cuantos muertos innecesarios , van a llegar los uribistas, con sus lineas rojas, para hacer un acuerdo de paz con el ELN? MODULACIÓN pide uribe a la corte y al negro que les habló con mucha claridad, pero el no la tiene. La paz con las FARC se firmó por CONVENIENTE con Colombia. Nada que envidiarle a la gavilla de los alias URINAZI, CIANURO, GLIFOSATO, EL BACHILLER, MONSEÑOR y otras yerbas.